Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michael McLendon guardaba una "lista de venganza"

Michael McLendon, el hombre de 28 años que la noche del martes mató a diez personas, entre ellas a su madre y a su abuela, y después se suicidó en Samson (Alabama), guardaba una lista de personas que le habían "perjudicado".
La lista, encontrada en su casa, mencionaba a la empresa de alimentación de la que se despidió días antes del tiroteo, Kelley Foods, además de la fábrica de metales en la que se suicidó, y la planta Pilgrim's Pride, de la que su madre fue despedida recientemente.
Aunque las autoridades estadounidenses han podido esclarecer bastantes detalles sobre la identidad del asesino, no han logrado llegar a una conclusión definitiva sobre su motivación en la matanza.
El alcalde de la ciudad de Samson, Clay King, que conocía tanto a McLendon como a todas sus víctimas, dijo que "nadie tiene idea alguna de cuál fue el motivo", y en declaraciones a la cadena de noticias CNN subrayó que "toda la comunidad está estremecida".
El suceso
A media tarde del martes, McLendon disparó contra su madre, Lisa, en la casa que ambos compartían y, posteriormente, le prendió fuego a la vivienda. Un transeúnte vio el fuego y alertó a las autoridades. En el interior los bomberos encontraron los cuerpos de Lisa McLendon y cuatro perros.
Después McLendon se trasladó al Condado Geneva, al sudeste, donde mató a balazos a su abuelo, su abuela, un tío y una tía que estaban sentados en el porche de una casa en la localidad de Samson. Allí también murieron la esposa y la hija pequeña del asistente del sheriff, que estaban en una casa al otro lado de la misma calle.
Las autoridades informaron que otro niño fue llevado a un hospital en Florida, donde se encuentra en condición crítica.
McLendon, que llevaba un arma semiautomática, mató asimismo a un hombre que estaba en una casa prefabricada en el terreno de sus familiares.
Las autoridades también saben que el atacante se dirigió después al sur por la autopista estatal 52 y que disparó por lo menos siete balazos al automóvil de un policía del Estado, quien sufrió heridas menores por los cristales astillados. Un hombre y una mujer murieron de varios disparos en una gasolinera y en una tienda junto a la autopista. Las autoridades creen que estas víctimas fueron atacadas al azar.
McLendon fue más tarde a una planta metalúrgica en Geneva, en la cual había trabajado, y allí la policía finalmente colisionó con su vehículo, con lo que le forzaron a salir.
El portavoz policial Steve Jarrett dijo que McLendon disparó una ráfaga de unas 30 balas con lo que aparentemente era un rifle M-16, e hirió al jefe policial Frankie Lindsey. "Luego el individuo entró al edificio", añadió Jarrett. "Pocos minutos después se escucharon disparos. Los policías lo encontraron muerto"