Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michel Temer, el político discreto que asume las riendas de Brasil

Garante de la estabilidad para los últimos gobiernos, ha dado la espalda a Rousseff tras las acusaciones contra la presidenta
Michel Temer, líder hasta abril del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), tiene a sus espaldas una larga carrera política marcada por la discreción pero que ha dado un vuelco completo con las intrigas de los últimos meses. Tras dar la espalda a Dilma Rousseff, se erige ahora en nuevo presidente interino.
Temer, antiguo profesor de Derecho de 75 años y aficionado a la poesía, ha logrado permanecer durante las últimas dos décadas en un segundo plano político marcado, principalmente, por el apoyo a los sucesivos gobiernos. La alianza entre el PMDB y el Partido de los Trabajadores (PT) le aupó a la Vicepresidencia el 1 de enero de 2011.
La carrera en la sombra ha dado paso a una jugada con las cartas vistas que ha culminado este jueves con la votación del Senado. Una mayoría de senadores ha aprobado el inicio del proceso de 'impeachment' contra Rousseff, que queda aparcada temporalmente del cargo por la presunta manipulación de las cuentas del Gobierno.
Temer asumirá el bastón de mando de forma interina tras distanciarse --en privado y en público-- de Rousseff. La presidenta saliente ha denunciado un "golpe" en su contra y ha cuestionado la labor de su otrora aliado, de quien comenzó a distanciarse de forma evidente en diciembre, cuando Temer recriminó a Rousseff que no le tuviese en cuenta.
El detonante de la ruptura final fue un mensaje enviado en abril por Temer a un grupo de diputados en el que ya reconocía que, si Rousseff perdía la votación sobre el 'impeachment' en la Cámara Baja, Brasil debería empezar a prepararse para un gobierno que pudiese "salvar" al país.
Temer alegó entonces que el mensaje fue difundido por error, pero lo cierto es que sacó a la luz los movimientos que ya estaban produciéndose en el círculo teóricamente más cercano a Rousseff ante la inminente caída de la presidenta.
NUEVO GOBIERNO
Temer defiende una política liberal en lo económico, en base a la cual el PMDB lanzó el año pasado una 'hoja de ruta' de reformas para tratar de relanzar la alicaída economía brasileña. Los mercados financieros no han ocultado su optimismo por el cambio de presidente, con subidas sostenidas durante estas semanas.
Sin embargo, las encuestas ponen de manifiesto que una mayoría de brasileños está en contra de Temer e incluso hay quienes abogan porque sea sometido también a un juicio político.
El dirigente del PMDB no se encuentra formalmente bajo investigación, pero su nombre ha aparecido en varios de los testimonios recabados durante las numerosas pesquisas anticorrupción. Además, varios destacados miembros de su partido como Eduardo Cunha o Renan Calheiros tienen investigaciones pendientes.
Temer tiene previsto referirse precisamente a la 'Operación Lava Jato', el mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil, durante su discurso de este jueves, según el periódico 'Folha'. También se esperan alusiones a la unidad, en un país donde ya pocos se fían de una clase política enfangada.