Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Micheletti decreta el estado de sitio y reta a la comunidad internacional

El decreto ordena, además, el desalojo de toda institución pública tomada por manifestantes, el cierre de medios de comunicación que "ofendan la dignidad humana, a los funcionarios públicos o atenten contra la ley" y la detención de personas que sean consideradas sospechosas.
La medida fue aprobada el 22 de septiembre por Micheletti en consejo de ministros y publicada el pasado día 25 en La Gaceta oficial, según ha confirmado una fuente del Gobierno. El anuncio a la población se ha realizado a través de un comunicado a todo el país por radio y televisión.
El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, ha denunciado en declaraciones a Radio Globo que ese decreto es "una barbaridad que indigna, que molesta", y ha hecho un llamamiento al Parlamento para que lo suspenda y que sus diputados "escuchen el diálogo" que él ha propuesto para resolver la crisis política que vive Honduras.
Desde la Embajada de Brasil, donde se encuentra desde que llegó por sorpresa al país, Zelaya también ha expresado que "es el día para convocar, siempre de forma pacífica, a la resistencia" popular que exige su restitución en el poder, "para que se manifieste durante 24 horas continuas".
El Ejecutivo de Micheletti impidió el ingreso en el país de tres funcionarios de la Organización de Estados Americanos (OEA) y dos de la Embajada de España, en una jornada en la que se ha denunciado una nueva víctima mortal como consecuencia de la crisis política. Según las autoridades golpistas, se ha impedido el ingreso de los funcionarios porque "no era este el momento procesal oportuno" y ya estaban advertidos, aunque informaron de que a uno de ellos se le ha permitido entrar en Honduras.
Brasil, sin estatus diplomático
El canciller del Gobierno de facto, Carlos López, ha informado en rueda de prensa de que la Embajada de Brasil perderá su estatus diplomático en 10 días si no define la situación en que se encuentra Zelaya, que el pasado lunes apareció en ella al regresar al país casi tres meses después de su derrocamiento.
"El privilegio (de Brasil) de tener una misión en Honduras se acaba en 10 días por reciprocidad, pero eso no es un elemento como para decir que el señor Zelaya se queda en la calle o que queda abierto para una intervención para capturarlo", ha anunciado.
López ha hecho esas declaraciones después de que anoche diera un plazo de 10 días a Brasil para que defina el estatus de Zelaya, y anunciara que el Ejecutivo de Micheletti no recibirá a los embajadores de España, Argentina México y Venezuela. López ha asegurado que los 10 días no son un ultimátum sino "un plazo de cortesía".
Tercera muerte en las protestas
La crisis política en Honduras se ha vuelto más tensa cuando se cumplen tres meses del derrocamiento de Zelaya, mientras que la resistencia popular contra el golpe de Estado ha denunciado la muerte de una universitaria a causa de la inhalación de gases lacrimógenos en los alrededores de la Embajada de Brasil.
En una misa oficiada en la misión diplomática brasileña por el sacerdote Andrés Tamayo, éste ha informado a medios locales de prensa que el sábado falleció la joven Wendy Elizabeth Ávila, la tercera persona desde el regreso de Zelaya.