Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de personas se concentran en Londres contra la renovación del programa nuclear de Reino Unido

Miles de manifestantes se han concentrado este sábado en la capital de Reino Unido, Londres, para protestar contra la renovación del programa nuclear del país, conocido como 'Trident', en lo que el diario 'The Guardian' ha definido como la mayor manifestación contra las armas nucleares en toda una generación.
Manifestantes de todo el mundo se han reunido en Londres para protestar pidiendo más "libros, no bombas" o "recortes en la guerra, y no en el bienestar", críticas a las que se le suma el coste que tendrá la renovación de este programa en medio de un momento de austeridad.
A la protesta se han sumado políticos como Leanne Wood, la líder del Plaid Cymru, formación socialista y partidaria por la independencia de Gales, Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia, o Caroline Lucas, de los Verdes, aunque el verdadero protagonista del acto fue Jeremy Corbyn, líder de los laboristas.
La decisión de Corbyn de dirigirse a los manifestantes a última hora del sábado ha puesto de manifiesto una brecha dentro del partido y ha sido duramente criticado por poner de relieve las divisiones del partido en un asunto clave.
En su intervención, Corbyn ha dicho que no se debe olvidar "la absoluta destrucción en ambas partes" que sigue a un ataque nuclear y ha reiterado su "total horror a las armas nucleares, que no deberían usarse jamás por nadie".
Asimismo, ha indicado que fue elegido líder de los laboristas con un discurso en el que su oposición a la renovación del programa había sido un componente clave. De hecho, el pasado mes de enero Corbyn planteó la posibilidad de lanzar una nueva remesa de submarinos Trident sin capacidad nuclear, lo que al mismo tiempo reduciría el potencial atómico militar del país y permitiría conservar los empleos de los trabajadores en los astilleros de Escocia y la región de Cumbria que se encargarían de fabricarlos, lo que cumpliría dos objetivos básicos de su programa.
Corbyn ha reconocido el papel del partido en el tratado de no proliferación nuclear de 1968 y ha expresado su deseo de ver "un Gobierno laborista que se adhiera a todos los artículos del tratado de no proliferación".