Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de iraquíes piden el fin de la ocupación en el sexto aniversario de la caída del régimen de Sadam

Sexto aniversario de la caída de Sadam. Vídeo: ATLAStelecinco.es
Miles de seguidores del clérigo chií Muqtada al Sadr se manifestaron en las calles de Bagdad para pedir el fin de la ocupación estadounidense de Irak, que conmemora hoy el sexto aniversario de la caída del régimen del dictador Sadam Husein.
Los manifestantes se congregaron en la céntrica plaza Firdus (Paraíso), donde un jueves 9 de abril de 2003 un tanque estadounidense arrancó la estatua de Sadam Husein, en una acción que simbolizó el derrocamiento de una dictadura que duró 24 años y que dio paso a seis de violencia sectaria.
En el presente aniversario, Al Sadr consiguió congregar a miles de simpatizantes, en la que bautizó como "manifestación del millón de hombres", a pesar de la lluvia persistente que caía hoy sobre la capital iraquí.
Los manifestante agitaron banderas de Irak y gritaron consignas como "No a la ocupación" y "Larga vida a Sadr".
En un mensaje leído a la audiencia por su representante Asad al Ansari, Al Sadr pidió a Alá que les mantenga unidos, que termine con la ocupación, que libere a los prisioneros de las cárceles y que no permita que "los ocupantes" roben el petróleo de Irak.
El religioso chií, uno de los más acérrimos enemigos de la presencia estadounidense, también instó al presidente de EEUU, Barack Obama, a que ponga fin a la ocupación y cumpla con sus promesas electorales.
"Pedimos al presidente de EEUU que sume sus esfuerzos a los de los iraquíes para poner fin a la ocupación", declaró.
La mayoría de los que salieron hoy a manifestarse procedían del barrio de mayoría chií de Ciudad Sadr, en el este de Bagdad, feudo del clérigo antiamericano.
Durante la protesta, los asistentes prendieron fuego a muñecos del ex presidente de EEUU George W. Bush que decidió invadir Irak con el pretexto de que ocultaba armas de destrucción masiva dentro de su guerra contra el terrorismo global, que incluyó la intervención militar en Afganistán y después en el país árabe.
Además, quemaron retratos de Sadam, ejecutado el 30 de diciembre de 2006, cuyo régimen dio el poder a los suníes y llevó a cabo políticas represivas contra los chiíes.
Testigos presenciales explicaron a Efe que entre los asistentes a la manifestación, una de las mayores de los últimos meses, también había árabes de otros credos, turcomanos y kurdos.
"Hemos venido para condenar la ocupación estadounidense que ha llevado a nuestro país a la ruina", declaró a Efe Alaa al Saedi, mientras se protegía de la fuerte lluvia.
"La única solución que veo es que se vaya el ocupante, que sólo ha traído a nuestro país muerte y destrucción, a pesar de que vino diciendo que traía libertad, democracia y reconstrucción", agregó.
Centenares de agentes de seguridad y de la Inteligencia se desplegaron para prevenir ataques terroristas, especialmente después de la oleada de coches bomba esta semana que ha sembrado el pánico en Bagdad y ha causado la muerte de más de 30 personas, tras meses de calma relativa.
Hoy de hecho, un civil un murió y otros doce resultaron heridos en dos ataques en la capital perpetrados con artefactos explosivos que estallaron al paso de vehículos en el norte y en el suroeste de la ciudad, según fuentes del Ministerio del Interior.
Este aniversario se produce dos días después de que Obama viajara a Irak en una breve visita sorpresa en la que reiteró su compromiso de que las tropas de EEUU abandonarán el país árabe para el año 2011.
Obama anunció el pasado febrero el fin de las operaciones de combate y la salida de la mayoría de los actuales 144.000 soldados allí desplegados para agosto de 2010.
A partir de esa fecha, permanecerán entre 35.000 y 55.000 en tareas de asesoramiento y formación, que terminarán su misión para diciembre de 2011, fecha máxima establecida en el pacto de seguridad suscrito el año pasado entre ambos países para el repliegue estadounidense.