Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de manifestantes opositores iraníes instan a anular los comicios

Varios miles de partidarios del candidato reformista Mir Husein Musaví se han manifestado en el centro de Teherán para pedir la anulación de las elecciones presidenciales que dan la victoria al actual mandatario, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad. El líder supremo de la República islámica, el ayatolá Ali Jameneí, ha respaldado la victoria del presidente.
Los manifestantes, que portan fotos de Musaví y las insignias verdes de la oposición, llenan las calles pese a los intentos de la policía de dispersarles.
"Esto no es mi voto", gritan los manifestantes, en referencia a los resultados oficiales que atribuyen a Ahmadineyad la victoria, e instan al Consejo de Guardianes a que anule la votación.
Según datos del ministerio de Interior, escrutado el 94 por ciento de los sufragios, Ahmadineyad habría obtenido el 64 por ciento de los votos, el doble de los logrados por Musaví, que ha denunciado errores e irregularidades en el proceso electoral.
En una rueda de prensa, Alí Akbar Mortazaminpour, jefe del comité de supervisión de los sufragios de Musaví, dijo que "los errores" cometidos no son "símbolo de la democracia iraní", por lo que pidió al Consejo que los evalúe y repita los comicios.
Entre los "errores", citó la ausencia de las papeletas en los colegios pese a que se imprimieron al menos cinco millones más de las necesarias, los obstáculos al trabajo de los delegados de cada candidato y la interrupción de los mensajes cortos de móvil.
Nada más cerrarse los colegios, Musaví se atribuyó la victoria en las elecciones presidenciales de Irán con "gran distancia sobre su rival".
En una rueda de prensa ofrecida en su plataforma electoral, el ex primer ministro aseguró que las encuestas a pie de urna de sus delegados le otorgaban un amplio triunfo que de confirmarse evitaría una segunda vuelta.
Sin embargo, pocos minutos después la agencia estatal Irna se adelantaba a la Comisión Electoral Nacional y aseguraba que el presidente había ganado los comicios.
Para ser oficiales, los resultados deben ser validados por el Consejo de Guardianes, máxima autoridad electoral, que hoy anunció que un 82 por ciento de los iraníes participó en las elecciones, una cifra "sin precedentes".
El ayatolá felicita a Ahmadineyad
El líder supremo de la República islámica, el ayatolá Ali Jameneí, ha respaldado la victoria del ultraconservador Mahmud Ahmadineyad en las elecciones presidenciales y ha insistado a los demás candidatos a aceptar los resultados.
En un mensaje transmitido por televisión, Jameneí ha indicado que Ahmadineyad había conseguido 24 millones de votos y que los resultados demuestran al apoyo del pueblo al régimen.