Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de voluntarios se movilizan para la limpieza del vertido en la costa de EEUU

David Mosley, suboficial de primera de la Guardia Costera, dijo que el sellado de la citada fuga se produjo la noche del martes, aunque descartó que eso reduzca el volumen del vertido.
BP ha dicho que la reducción del número de escapes facilitará la prevista instalación este fin de semana de la estructura de acero con forma de cúpula y un peso próximo a las 100 toneladas.
El contenedor metálico recogería el crudo que fluye a través de la principal abertura en el pozo y lo bombearía posteriormente a un barco, en la que, de funcionar, se contempla como la principal solución a corto plazo para frenar el desastre ecológico en la zona.
BP inició este marets las tareas de transporte de la cúpula, al cargarla en un barco que se espera llegue hoy a la zona en la que se encuentra el pozo submarino.
El artefacto tendrá que ser instalado a 1.500 metros de profundidad en una operación sin precedentes cuyos resultados son inciertos.
El vertido comenzó el pasado 20 de abril tras la explosión y hundimiento dos días después de una plataforma petrolífera operada por BP.
Del pozo salen unos 800.000 litros diarios de petróleo al mar, equivalentes a alrededor de 5.000 barriles de crudo, según las estimaciones oficiales.
Miles de vululntarios se movilizan
Miles de voluntarios han comenzado a movilizarse y a recibir capacitación por parte de la empresa British Petroleum (BP) y de las administraciones locales, para trabajar en la limpieza del crudo, una vez llegue a la costa. Ante el desplazamiento de la mancha de petróleo hacia las orillas de los estados de Luisiana, Misisipi, Florida y Alabama, los voluntarios podrían ser llamados a la acción en las próximas semanas, según fuentes de las organizaciones de voluntarios.
Por el momento, la petrolera británica y autoridades han ofrecido al menos una decena de sesiones de entrenamiento en varias localidades de Luisiana y de Misisipi, en las que han dedicado unos 20 minutos a ofrecer consejos sobre seguridad y salud, como hidratación y protección solar, y otros 45 a contestar a dudas.
Aunque las acciones de limpieza aún están en fase de planificación, una coalición de organizaciones, que incluye la Sociedad Nacional de Audubon, la Federación Nacional de Fauna y Flora y la Red de Restauración del Golfo, ha puesto a disposición de las autoridades sus bases de datos para movilizar a más gente.
La alta participación y llamadas han desbordado las previsiones de estos colectivos, que se han visto obligados a atender, informar y pedir que esperen a los voluntarios.
En menos de tres días, la Coalición de Restauración de Luisiana Costera, ubicada en Baton Rouge, había conseguido 10.000 registros y, en menos de cuatro, una nueva web "OilSpillVolunteers" había reunido a otras 4.000 personas.
Para participar en las tareas de recolección de posibles restos de petróleo, los voluntarios deberán presentar certificados de formación sobre materiales peligrosos, que requieren entre ocho y treinta horas.
El Departamento de Trabajo emitió esta semana un comunicado advirtiendo de que las personas que trabajen en la limpieza de la costa se enfrentan a posibles peligros derivados del contacto con el petróleo, con dispersantes, detergentes y desengrasantes.
Expertos de la industria petrolera han advertido en el Congreso de EE.UU. que el derrame de crudo en el Golfo de México podría superar los 40.000 barriles (6,4 millones de litros) diarios. EPF