Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Militares y guerrilleros de las FARC se reúnen por primera vez para abordar el fin del conflicto

El Gobierno aclara que es una discusión preliminar que no condiciona a las delegaciones
Militares colombianos y guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se han reunido este viernes, por primera vez en más de medio siglo de conflicto para negociar el cese definitivo de los hostilidades.
Hoy ha quedado instalado en La Habana la "subcomisión técnica" integrada por siete militares y tres civiles, por parte del Gobierno, y varios guerrilleros "para explorar los encuentros y los desencuentros sobre el decisivo tercer punto (de la agenda de paz): el fin del conflicto".
El negociador jefe de las FARC, 'Iván Márquez', ha destacado que "con la puesta en marcha de la subcomisión técnica se da inicio a una faceta hasta ahora no explorada de las negociaciones: aquella que en el sentido literal puede conducir al fin de la confrontación armada".
"Es de un valor inobjetable que representantes activos de las Fuerzas Militares y de las FARC se sienten en igualdad de condiciones a iniciar las discusiones e intercambios sobre los asuntos del proceso cuya naturaleza es de importante trascendencia militar, pero que está rodeada de aspectos políticos nodales", ha valorado.
De esa forma, --ha indicado-- "se va abriendo paso la reiterada propuesta y aspiración de las FARC, que esperamos se concrete a la mayor brevedad posible, de pactar las condiciones de un cese bilateral de fuego y, con ello, de ponerle fin a los impactos que produce la persistencia cotidiana de la confrontación armada sobre la población".
"Esperamos que en los ratos de trabajo conjunto que tendremos podamos compartir con el ser humano que está más allá del camuflado. Los invitamos a que nos despojemos de nuestros uniformes y a que logremos hacer una disección de las realidades que nos han llevado a aniquilarnos los unos a los otros durante décadas", ha dicho a los militares colombianos.
NO HAY NEGOCIACIONES
Por su parte, el negociador jefe del Gobierno, Humberto de la Calle, ha aclarado que en esta subcomisión "no se está negociando un cese al fuego ahora". "La subcomisión se limita a preparar mecanismos que sólo entrarían en vigor en el momento en que lleguemos a un acuerdo final", ha explicado.
De la Calle ha argumentado que "para poner fin al conflicto las partes enfrentadas deben discutir los procedimientos para terminar la guerra de tal forma que las FARC hagan su tránsito a la vida civil sin armas y con garantías de seguridad para ellos, pero también para todos los colombianos".
"Y en esta discusión, por razones obvias para todos, necesariamente tienen que estar nuestros militares y policías activos. Eso es lo que ha pasado en todos los procesos de paz serios y exitosos en el mundo, y eso es lo que también tenemos que hacer nosotros", ha defendido.
"NUEVA DINÁMICA"
De la Calle también ha destacado que "en estos últimos días el proceso de paz ha adquirido una nueva dinámica" porque se han puesto en marcha "tres mecanismos de enorme importancia que van a fortalecer y a orientar el trabajo de las delegaciones en esta fase decisiva".
Además de esta subcomisión, se ha referido a la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, formada por "12 expertos del más alto nivel académico" que se encargarán de abordar "los orígenes y las causas del conflicto armado, los factores y condiciones que han contribuido a su larga duración y el impacto y los efectos que ha tenido sobre la población civil".
El portavoz gubernamental ha insistido en que "esta Comisión no sustituye ni predetermina ningún elemento de una futura Comisión de la Verdad" porque "no se trata de establecer quién hizo qué sobre la base de pruebas y testimonios, como suele ocurrir en una Comisión de la Verdad".
El tercer hito de este proceso de paz, según ha recordado la guerrilla, es "la trascendental audiencia del 16 de agosto en la que las delegaciones de Gobierno y FARC escucharon con profundo respeto al primer grupo de víctimas del conflicto". "Acontecimiento inédito, en el que los protagonistas, apoyados en su propio dolor, generosamente sacaron de su corazón el más hermoso sentimiento de paz", ha valorado.
DIÁLOGO DE PAZ
Desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente, Gobierno y FARC llevan a cabo un diálogo de paz basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas.
Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el pasado 26 de mayo las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.
El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias.
A ellos se suma un tercer acuerdo alcanzado el pasado 16 de mayo sobre el problema de los cultivos de drogas ilícitas, por el cual las FARC se han comprometido a romper todos sus vínculos con el narcotráfico, una de sus principales fuentes de financiación.
Las partes iniciaron el pasado 12 de agosto las conversaciones sobre el reconocimiento y la reparación a las víctimas, tema al que seguirán el abandono de las armas y el mecanismo de refrendación del acuerdo final de paz.