Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ministerio del Interior acusa a los manifestantes de "provocar" a la Policía y desaloja la Casa de Ucrania

El Ministerio del Interior de Ucrania ha acusado este domingo a los manifestantes "provocar" a la Policía en el asalto de esta madrugada a la Casa de Ucrania, sede improvisada de los agentes antidisturbios, que finalmente han abandonado el edificio.
"Por decisión del director de la oficina del grupo de agentes de la Policía en reserva, que se encontraban en la Casa de Ucrania, han abandonado el edificio", proclama Interior en un comunicado colgado en su sitio web.
La Oficina de Comunicación del EuroMaidan, la concentración de la plaza de la Independencia que exige desde el mes de diciembre al Gobierno que retome las conversaciones para acordar una alianza económica con la Unión Europea, también ha confirmado en comunicado el desalojo del complejo, antiguo Museo de Lenin.
El Ministerio acusa a los manifestantes de "bloquear el edificio e intentar provocar a la Policía para que combatiera" contra ellos y de intentar "capturar a fuerzas de seguridad para posibles intercambios con activistas de la plaza que están detenidos y procesados actualmente".
"La Policía no ha respondido a las provocaciones y no ha dado pie a una escalada (de la violencia), y ha mostrado moderación", resalta Interior en el comunicado, que insiste en que el desalojo de la Casa Ucrania tiene como fin posibilitar la continuación de las negociaciones y resolver la situación pacíficamente.
CONFUSIÓN SOBRE EL ORIGEN DEL ASALTO
Por su parte, la oficina de los manifestantes opositores no ha aclarado si fueron los que iniciaron el asalto al complejo, una de las salas de convenciones más grandes de Kiev, y enfatiza en el comunicado que los manifestantes, "temiendo un ataque del Gobierno, comenzaron a alejarse del edificio a partir de la 1.00 del domingo".
Más de un centenar de manifestantes que asediaban el edificio han tratado de irrumpir esta madrugada en su interior, donde se guarnecían varios agentes antidisturbios, rompiendo las ventanas y lanzando artefactos pirotécnicos al interior, según ha informado el diario local 'Kyiv Post'.
Las fuerzas de seguridad ucranianas han repelido a los manifestantes, que han fracasado inicialmente en su intento de entrar en el edificio. Los manifestantes, sin embargo, aguardaron la salida de los policías durante alrededor de una hora en la entrada del edificio, haciendo un pasillo, en medio de un gran despliegue de seguridad.
JORNADA DE DIÁLOGO Y PROTESTAS
En su campaña de ocupación de edificios gubernamentales, los manifestantes también intentaron irrumpir el sábado por la mañana en la sede del Ministerio de Energía en Kiev, aunque sin éxito, lo que supuso la quiebra de la tregua acordada entre el Ejecutivo ucraniano y la oposición.
Todo ello en un día en el que los tres líderes de la oposición ucraniana rechazaron la oferta planteada por el presidente Viktor Yanukovich de pasar a ocupar varios altos cargos del Gobierno y han abogado por continuar con el diálogo político para superar la actual crisis. La principal demanda de la oposición es la convocatoria de elecciones presidenciales anticipadas.
No obstante, Yanukovich, y los tres principales dirigentes de la oposición acordaron este sábado impulsar una ley de amnistía para los responsables de los disturbios ocurridos desde que estalló la crisis política y la creación de una comisión que estudiará la reforma de la Constitución.
Aparte, el presidente ucraniano destituyó a tres altos cargos que habían expresado su disconformidad con la ley que restringe el derecho a manifestarse, aprobada el pasado 16 de enero, según ha informado la propia Presidencia en su página web.