Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Moallem viajará este viernes a Moscú para reunirse con Lavrov de cara a 'Ginebra 2'

El ministro de Exteriores de Siria, Walid al Moallem, viajará a Moscú el 17 de enero para reunirse con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, pocos días antes de la celebración de la conferencia internacional sobre el conflicto sirio de 'Ginebra 2', prevista para el 22 de este mes.
Asimismo, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, visitará la capital rusa apenas un día antes también con el objetivo de reunirse con Lavrov, tal y como ha anunciado el Ministerio de Exteriores ruso, según ha recogido la agencia rusa de noticias RIA Novosti.
Dicho encuentro tendrá lugar en medio de los esfuerzos del Gobierno ruso por conseguir que Teherán sea invitado a 'Ginebra 2', intentos en los que se ha encontrado con la posición de Estados Unidos, que rechaza por el momento que Irán tenga un papel oficial en el encuentro.
Este mismo lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha matizado que es necesario que Teherán acepte la Declaración de Ginebra de junio de 2012 como condición para su participación en la conferencia. Este texto aboga por una solución política negociada al conflicto mediante la formación de un gobierno de concentración con participación de la oposición.
Por otra parte, Kerry ha señalado que él y Lavrov han discutido sobre la posibilidad de organizar altos el fuego en algunas zonas de Siria. "Hemos hablado hoy sobre la posibilidad de intentar animar a un alto el fuego. Quizá un alto el fuego localizado en Alepo", ha explicado Kerry en rueda de prensa tras su encuentro con Lavrov y el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Lajdar Brahimi, en París.
Tanto Kerry como Lavrov han manifestado su deseo de que el alto el fuego pueda implantarse antes de que comience la conferencia de paz. Ambos dirigentes han revelado además que se podría negociar un intercambio de prisioneros entre los bandos implicados en el conflicto.