Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mogherini pide a los países de la UE más cooperación en defensa en una nueva estrategia global de seguridad

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha reclamado a los Gobiernos europeos avanzar en la cooperación en defensa y que contribuyan más para garantizar la seguridad colectiva en la nueva estrategia global para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión que presentará a los líderes este martes, en una cumbre marcada por el referéndum en el que se ha impuesto la salida de Reino Unido del bloque.
"En este mundo frágil, el poder blando no es suficiente", avisa la jefa de la diplomacia europea en el documento, en el que insiste en que el nuevo contexto de seguridad más desafiante --tras la anexión rusa de Crimea y su intervención en el este de Ucrania y "la plaga de terrorismo y violencia en el Norte de África, Oriente Próximo y en Europa misma"-- requiere "una Unión fuerte" que piensa "estratégicamente, comparte una visión y actúa unida".
"Esto es todavía más así tras el referéndum británico", ha alertado Mogherini en el documento, cuya presentación se retrasó a después del referéndum sobre el 'Brexit'. Reino Unido ha venido bloqueando en los últimos años una mayor cooperación en defensa en Europa y rechazó de mano cualquier idea de crear un Ejército europeo, capacidades militares conjuntas o la creación de un cuartel militar de la UE para evitar la duplicación con la OTAN.
MÁS COOPERACIÓN CON LA OTAN PERO AUTONOMÍA ESTRATÉGICA
En el texto, Mogherini defiende importancia de "un nivel apropiado de ambición y de autonomía estratégica" de la UE para mantener la paz y la seguridad, tanto dentro de sus fronteras como más allá y reclama que los Estados miembro traduzcan "en acción" la cláusula de asistencia mutua y solidaridad de los Tratados europeos para ayudar a proteger a un Estado miembro en caso de ataque y aumenten la contribución para garantizar la defensa colectiva de Europa en cooperación con la OTAN y Estados Unidos, que seguirán siendo socios prioritarios.
La UE reforzará su cooperación con la OTAN, que "sigue siendo el marco principal para la mayor parte de los Estados miembro" para garantizar la defensa colectiva pero la UE debe "actuar de forma autónoma si y cuando sea necesario" y ello exigirá invertir en capacidades de defensa y mantener una base industrial y tecnológica europea en defensa.
"Los europeos deben poder proteger Europa", resume la nueva estrategia, que insiste en la necesidad de que Europa responda rápido a desafíos con dimensión interna y externa como el terrorismo, las amenazas híbridas, los ciberataques, la seguridad energética, el crimen organizado y la gestión de las fronteras externas y pide un mayor intercambio de Inteligencia entre los países.
COOPERAR EN DESARROLLO DE CAPACIDADADES
"Para adquirir y mantener muchas de estas capacidades, los Estados miembros necesitan avanzar hacia la cooperación en defensa como norma", avisa el documento, que plantea un proceso de revisión coordinado de los planes de gasto militar de los Estados miembro --aunque mantengan la soberanía-- para mejorar la planificación de la defensa y el desarrollo de las capacidades necesarias. La financiación europea para investigación y desarrollo en defensa, también será clave para el desarrollo de las capacidades europeas, incide el documento.
La estrategia también insiste en la necesidad de que la UE desarrolle una capacidad de reacción rápida de la UE y agilice el despliegue de las operaciones --incluido resolviendo los obstáculos políticos y financieros para usar los grupos de combate tácticos-- y propone explorar la cooperación reforzada entre algunos países para reforzar la planificación operativa y las estructuras de mando.
PROTEGER LAS FRONTERAS Y ATAJAR LA INMIGRACIÓN IRREGULAR
Las operaciones de Defensa y Seguridad Común (PESD) deben cooperar con el futuro Cuerpo de Fronteras y Guardacostas Europeo y las agencias de la UE para "reforzar la protección fronteriza y la seguridad marítima a fin de salvar más vidas, combatir el crimen transfronterizo y desmantelar las redes de tráfico", según el documento, en el que Mogherini pide invertir en capacidades de Vigilancia, Reconocimiento e Inteligencia, incluidos los drones, las comunicaciones por satélites y de observación de la tierra para "mejorar la vigilancia y control de los flujos que tienen implicaciones de seguridad".
También defiende que una política al desarrollo "más flexible" y promover acuerdos "a medida" con países de origen y tránsito de inmigrantes, que incluyan la readmisión y retorno. "Tenemos que frenar los flujos irregulares haciendo que las devoluciones sean más eficaces, así como garantizando canales regulares para la movilidad humana", reza el texto.
La UE debe invertir, según la estrategia, en la prevención de conflictos, su resolución y la estabilización de los países y evite una salida "prematura" en cooperación con las organizaciones internacionales como la ONU, regionales y la sociedad civil y asistir a reforzar las capacidades de seguridad y defensa de terceros países.
La cooperación práctica en cuestiones como la seguridad fronteriza y la lucha antiterrorista, pero también la seguridad alimentaria o la energía se reforzará con África y Oriente Próximo, incluido a través de la Unión por el Mediterráneo. "Resolver conflictos y promover el desarrollo y los Derechos Humanos en el sur es esencial para atajar la amenaza del terrorismo, los desafíos demográficos y el cambio climático", admite en el texto, en el que también reforzar la cooperación con Turquía, una implicación "equilibrada" con los países del Golfo y un enfoque "más político" para la cooperación con Asia.
Mogherini también plantea reforzar la cooperación con Estados Unidos y Canadá, pero también con Latinoamérica y el Caribe en áreas como la lucha antiterrorista y el crimen organizado, la inmigración o el cambio climático, acuerdos de facilitación de visados y el intercambio de estudiantes o la cooperación en investigación. También defiende perseguir el acuerdo de libre comercio con el Mercosur, consolidar el acuerdo de diálogo político y cooperación con Cuba y apoyar activamente la aplicación del acuerdo de paz en Colombia.
En la estrategia, la UE admite que la relación con Rusia representa "un desafío estratégico clave" y aunque abre la puerta a cooperar con Rusia, por ejemplo en el Ártico, deja claro que cualquier "cambio sustancial" en las relaciones requiere el respeto del derecho internacional.