Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mogherini dice que "el antisemitismo sigue vivo" en la UE y pide combatir discriminación por motivos de fe

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha reconocido que "el antisemitimo todavía está vivo" en la Unión Europea "civilizada" y aunque ha defendido la obligación de los Estados miembro de reforzar las medidas de seguridad frente a la amenaza terrorista no debe haber "cualquier tipo de discriminación basado en la fe o la etnicidad".
"Tenemos que ser lo suficientemente honestos para admitir que, más de 70 años después de la Shoah, el antisemitismo todavía está vivo en nuestra Unión Europea civilizada, como vivo es el miedo a la diversidad y la tentación de buscar chivos expiatorios en tiempos difíciles", ha subrayado la jefa de la diplomacia europea en un comunicado con motivo del Día Internacional del Holocausto.
Mogherini ha asegurado que comparten "los miedos y las preocupaciones de tantos judíos europeos" y, aunque ha defendido el refuerzo "correcto" de las medidas de seguridad ante el auge de la amenaza terrorista en los Estados miembro les ha recordado, que "esto es en primer lugar y más importante una batalla para ganar los corazones y mentes contra el antisemitismo y cualquier tipo de discriminación basada en la fe o la etnicidad".
La alta representante ha admitido que "la cicatriz indeleble que la Shoah ha dejado en toda Europa" debe preservarse en la "memoria colectiva" y comparten "una responsabilidad de recordar la Shoah, llorar a las víctimas, seguir apoyando la implicación incansable de los supervivientes para mantener la memoria viva", parafraseando a uno de los supervivientes del Holocausto Eli Wiesel, que dijo que "olvidarse del Holocausto es matarlo dos veces".
"Nuestra obligación es garantizar que las generaciones presentes y futuras son conscientes de las raíces del Holocausto. Entender el mal y como penetró tan fácilmente en nuestras propias sociedades, es el primer paso para impedir que el mal vuelva a prevalecer", ha dicho, insistiendo en que no se trata únicamente de una responsabilidad con el pueblo judío sino "con la humanidad, las generaciones futuras, con Europa misma" y en la necesidad de transmitir a las próximas generaciones "la memoria del mal, así como la valentía de la humanidad".
Mogherini ha advertido de que si se olvida "la historia oscura" del Viejo continente se correrá el riesgo de subestimar "lo crucial que es preservar la paz, la unidad y la diversidad" en el mismo, al tiempo que ha pedido rendir tributo a todos aquellos que "no se rindieron al miedo y a la ideología del momento" nazi. "No solo han salvado muchas vidas sino que han mantenido viva la esperanza de que la humanidad puede prevalecer", ha remachado.