Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mogherini aplaza visita a localidad turca fronteriza con Siria

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y el comisario de Ayuda Humanitaria, Christos Stylianides, han pospuesto su visita prevista este martes a la localidad turca de Mardin, la frontera con Siria y acoge un campamento de refugiados sirios, "debido a la cancelación de último minuto de un vuelo".
"El programa de hoy, que forma parte de la visita conjunta a Turquía, será reprogramado lo antes posible", ha explicado el Servicio Europeo de Acción Exterior que dirige Mogherini en un comunicado.
Mogherini ha hablado por teléfono con el gobernador y uno de los alcaldes de la provincia de Mardin para "expresar su pesar y confirmar su intención de visitar la región en el futuro próximo".
Precisamente "la situación tensa y difícil" en el sureste de Turquía fue uno de los principales asuntos que abordó la delegación europea y representantes del Gobierno turco, incluidos el presidente Recep Tayyip Erdogan, y el primer ministro, Ahmet Davutoglu, y de los principales partidos políticos en diversas reuniones, en los márgenes del Diálogo Político de Alto Nivel bilateral que acogió Ankara este lunes, centrado en la cooperación para atajar la crisis de refugiados y el proceso de adhesión de Turquía a la UE.
Mogherini subrayó este lunes la preocupación europea por "la situación interna en el sureste de Turquía" y aunque condenó "con firmeza todas las formas de ataques terroristas, incluidos los del PKK" reclamó "un alto el fuego inmediato y la vuelta al proceso de paz" con los kurdos, "la única vía para la paz y la estabilidad en el país".
También avisó al Gobierno del AKP que necesita controlar "mejor" sus fronteras, mientras que el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, reprochó el "retraso" en la ayuda europea de 3.000 millones de euros prometida a Ankara, porque está perjudicando las condiciones de vida de los refugiados sirios que acoge el país.
Respecto al proceso de adhesión de Turquía a la UE, que ha estado estancado en los últimos años, entre otros por la deriva autoritaria del Gobierno turco del AKP, Mogherini subrayó la oportunidad actuar para "avanzar" en las negociaciones pero recalcó a Ankara el peso "especialmente en cuestiones sobre el Estado de Derecho, los Derechos Humanos, incluida la libertad de expresión y de reunión y la independencia judicial" para ello.