Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mogherini, una ministra con poca experiencia elegida para conducir la diplomacia europea

Donald Tusk y Federica MogheriniReuters

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han optado por una política con escasa experiencia en política exterior, la socialista italiana Federica Mogherini, al designar el relevo de la británica Catherine Ashton como Alta Representante de Política Exterior y vicepresidenta de la Comisión Europea.

La actual jefa de la diplomacia italiana ha conseguido superar los obstáculos que impidieron su nombramiento en la cumbre europea del pasado julio, cuando pesó su inexperiencia en la escena internacional y su -a juicio de los países del Este- poca dureza frente a Rusia en la crisis ucraniana.
Con la elección de Mogherini, de 41 años y ministra de Asuntos Exteriores en el Gobierno italiano, los líderes europeos mantienen el patrón de perfil bajo por el que se guiaron en 2009 para nombrar a Ashton. Nacida en Roma y licenciada en Ciencias Políticas, Mogerini inició su carrera política como diputada en 2008 y en 2013 fue nombrada presidenta de la delegación italiana en la Asamblea parlamentaria de la OTAN.
El hecho de ser mujer y pertenecer a la familia socialdemócrata ha sido un argumento de peso en las negociaciones para el reparto de los altos cargos de la Unión Europea, en donde los 28 buscan respetar los equilibrios de género, políticos y geográficos, ya que para el otro puesto en liza, el de presidente del Consejo, se ha elegido al primer ministro polaco, el conservador Donald Tusk.