Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales defiende que el fallo de la CIJ "no limita las posibilidades" de Bolivia en su denuncia

El presidente boliviano, Evo Morales, ha defendido este martes que el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que dio parcialmente la razón a Perú en su diferendo territorial con Chile "no limita las posibilidades" de éxito de la denuncia formulada por Bolivia contra el Estado chileno por su salida al mar.
"El fallo emitido no afecta ni limita ninguna de las posibilidades que a lo largo de la historia se han considerado para la integración marítima de nuestro país", ha sostenido Morales en rueda de prensa desde La Habana, donde asiste a la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
El mandatario ha subrayado que la disputa entre Perú y Chile es "sustancialmente" diferente a la demanda boliviana, ya que ellos resolvieron sus límites marítimos mientras que lo que reclama Bolivia es recuperar su salida al mar.
Así las cosas, según informa la agencia oficial ABI, Morales ha confiado en que el en caso del litigio entre Bolivia y Chile la CIJ actúe con la misma "equidad" y ha defendido el carácter pacífico de Bolivia, no sólo por lo que estipula la Constitución, sino por la vivencia pacífica del movimiento indígena que es parte de la "cultura de la vida y no de la muerte". "No somos agresores, no practicamos política expansionista ni intervencionista", ha agregado.
LA DISPUTA ENTRE BOLIVIA Y CHILE
La disputa territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.
Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por los parlamentos de ambos países veinte años después-- se establecen las fronteras --también las marítimas-- de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.
Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es "injusto, incumplido e impuesto" y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.
En un intento de destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Morales y el de la entonces presidenta chilena Michelle Bachelet firmaron en 2006 una agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia.
No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de reuniones de trabajo, por lo que finalmente el pasado 24 de abril el Gobierno boliviano presentó una demanda en la CIJ para exigir su salida marítima a Chile.