Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales acusa a la oposición de intentar "ensuciarlo" de cara al referéndum

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha acusado este lunes a la oposición de intentar "ensuciarlo" de cara al referéndum que se celebrará este domingo para decidir sobre una reforma constitucional que permitiría su reelección en el cargo.
"Repito nuevamente, la derecha sabe que al Evo no se le puede hacer caer, pero hay que ensuciar y agarran eso con la Embajada de Estados Unidos", ha dicho en una entrevista concedida a la emisora de Santa Cruz.
Morales se ha referido de nuevo a la supuesta intervención de Estados Unidos en la campaña para el referéndum. Según el líder indígena, habría financiado al equipo del 'no'.
"No estoy seguro si la (plata la) mandan los corruptos y delincuentes que se escaparon a Estados Unidos o la manda el Departamento de Estado de Estados Unidos", dijo en enero.
Morales ha insistido en que "la derecha" no tiene una alternativa "ideológica y programática" y por ello intenta "confundir" a los bolivianos sobre la consulta popular, informa la agencia de noticias ABI.
HACIA LA REELECCIÓN
La Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam) presentó el pasado 17 de septiembre en el Congreso un proyecto de ley para que Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, "puedan ser reelectos por dos veces de manera continua", en lugar de una, como marca la Carta Magna vigente.
Actualmente la Constitución solo permite que el presidente y el vicepresidente puedan ser "reelegidos de manera continua por una sola vez", lo que deja al líder indígena sin opciones de cara a los comicios de 2019.
Morales llegó al poder en 2006, convirtiéndose en el primer presidente indígena del país andino. En enero de 2009 reformó la Constitución y en diciembre de ese mismo año fue reelegido en el cargo, la primera vez al amparo de la nueva norma fundamental, lo que le permitió revalidar el cargo en 2014.
Sin embargo, el límite de una reelección consecutiva establecido en la Carta Magna impide que Morales pueda prolongar su mandato sin que aún haya un sucesor claro para el carismático dirigente, algo que "le quita el sueño", según confesó él mismo.
De aprobarse, la enmienda constitucional permitiría a Morales no solo presentarse a las elecciones de 2019, sino también a las siguientes, ya que --tal y como pasó en 2009-- sus anteriores mandatos no serían tenidos en cuenta.