Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales traslada su solidaridad a Lula en lo que considera una "cacería de brujas" de la "oligarquía" de Brasil

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha trasladado este miércoles su solidaridad al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, condenado este miércoles a nueve años y medio de cárcel por corrupción pasiva y blanqueo de dinero por su vinculación con una vivienda de lujo que le habrían entregado como soborno.
En una serie de mensajes publicados en su cuenta oficial de la red social Twitter, Morales ha calificado la sentencia de "golpe judicial" a su "hermano", a quien ha definido como un "candidato potencial que garantizaba la victoria del pueblo brasileño".
"Al hermano Lula da Silva (enviamos) nuestro apoyo en esta cacería de brujas", ha escrito, antes de asegurar que "con el respaldo de su pueblo" conseguirá "salir adelante".
Utilizando el hashtag #LulaInocente, Morales ha acusado a la "oligarquía brasileña" de tener "miedo" del liderazgo del exmandatario y de su "presencia en la patria grande", razón por la cual lo han querido "proscribir".
El juez federal Sérgio Moro ha concluido que existen pruebas suficientes para condenar a Lula, que se convierte en el primer expresidente en ser sentenciado por corrupción en Brasil por el dudoso rastro de 3,7 millones de reales (un millón de euros). Además de los nueve años y seis meses de prisión, el fallo también contempla la inhabilitación para cargo público por un período de 19 años.
Lula da Silva, investigado en la operación 'Lava Jato' que analiza la trama corrupta en torno al gigante Petrobras, había sido acusado de beneficiarse del dinero desviado de la petrolera para la compra y reforma de un tríplex en Guarujá (Sao Paulo). El dinero procedía de la compañía brasileña OAS, que habría utilizado el inmueble como soborno a cambio de contratos.
"El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva tenía un papel relevante en el esquema criminal", ha argumentado Moro, quien ha recordado que el propio acusado admitió en su interrogatorio que era quien tenía "la última palabra" en relación a ciertos nombramientos o adquisiciones.
El expresidente de OAS José Aldemário Pinheiro Filho tambien ha sido condenado en este caso, por corrupción activa y blanqueo de dinero. No obstante, los diez años y ocho meses que ha dictado el juez para él quedarán reducidos gracias a un acuerdo de delación firmado con las autoridades.