Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moscú insta a Erdogan a demostrar que Rusia ha suministrado armas al PKK

El viceprimer ministro ruso, Mijail Bogdanov, ha emplazado al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a demostrar que, tal como ha asegurado, Rusia ha suministrado armamento a la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Erdogan se ha referido en concreto a una entrega de armamento antiaéreo y cohetes.
"Cuando alguien realiza una acusación tiene que presentar la prueba", ha afirmado Bogdanov en declaraciones a la prensa recogidas por la agencia de noticias Itar-Tass.
Además, Bogdanov ha recordado que Turquía no tiene ningún tipo de respaldo legal para realizar operaciones antiterroristas en Siria junto a Estados Unidos. "¿En base a qué?", se ha preguntado. Este tipo de intervenciones "deben tener el respaldo de resoluciones y decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU o el apoyo de las autoridades sirias", ha argumentado. De lo contrario sería "una ingerencia en los asuntos de Estados soberanos, en un conflicto interno".
Erdogan ha acusado a Moscú de suministrar armamento al PKK a través de Irak, según ha señalado el presidente a los periodistas tras volver de su visita a la provincia de Diyarbakir, en el sureste del país, y recoge el periódico turco 'Star' este lunes.
"En este momento los terroristas están usando misiles antiaéreos suministrados por Rusia. La organización separatista terrorista está equipada con estas armas, que han sido trasladadas a través de Irak y Siria", ha dicho Erdogan.
El Gobierno turco considera al PKK como una "organización separatista terrorista", un grupo insurgente en conflicto con el Estado desde hace tres décadas. Como consecuencia de este conflicto, más de 40.000 personas han fallecido, la mayoría de ellos, milicianos kurdos.
Erdogan ya ha criticado a Rusia anteriormente por su apoyo a los combatientes kurdos en Siria pero esta es la primera ocasión en que acusa directamente a las autoridades de Moscú de suministrar armas al PKK, un grupo que tanto Turquía como Estados Unidos y la Unión Europea catalogan como terrorista.
Ankara también considera que a las milicias kurdas sirias Unidades de Protección Popular (YPG) conforman un grupo terrorista y ha criticado el respaldo que brindan tanto Rusia como Estados Unidos a estos milicianos en su lucha contra Estado Islámico en territorio sirio.
Turquía, país miembro de la OTAN, forma parte de la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra Estado Islámico en Siria y es uno de los grandes detractores del presidente sirio, Bashar al Assad. Rusia apoya a Al Assad, pero también ha señalado que respalda a las milicias kurdas en su lucha contra Estado Islámico en Siria.
Las relaciones entre Ankara y Moscú se han deteriorado desde que Turquía derribó un avión de combate ruso en 2015, lo que provocó una serie de sanciones para el país por parte de Rusia.
El presidente ruso, Vladimir Putin, prometió apoyar a las milicias kurdas en Siria en abril, tras señalar que suponen una importante fuerza a tener en cuenta en la lucha contra Estado Islámico.
Rusia también ha acusado a Turquía de obstaculizar a las fuerzas kurdas en su lucha contra el grupo terrorista que lidera Abú Bakr al Baghdadi y de utilizar la lucha contra el terrorismo como un pretexto para acabar con las organizaciones kurdas en Siria y Turquía.