Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moscú anuncia que el convoy con ayuda se dirige a Lugansk y considera "intolerable" las "excusas" de Kiev

El Gobierno ruso ha anunciado este viernes que ha optado por "actuar" ante el bloqueo durante más de una semana del convoy con ayuda humanitaria para el este de Ucrania por las "excusas" de Kiev y por tanto los camiones se dirigirán hacia la ciudad de Lugansk. Según la agencia RIA Novosti, los primeros camiones han cruzado la frontera con Ucrania y han entrado en el punto de paso de Izvarino.
En un comunicado, el Ministerio de Exteriores ruso ha calificado de "intolerable" la posición adoptada por Kiev de bloquear el cargamento de ayuda. Según Moscú, el Gobierno ruso "ha hecho esfuerzos sin precedentes para cumplir todos los requisitos" planteados por las autoridades ucranianas, pero éstas "inventaban nuevos pretextos".
Además, ha denunciado que las fuerzas gubernamentales incrementaron su ofensiva sobre Lugansk, la ciudad del este a la que va destinado el cargamento y en manos de separatistas prorrusos desde abril, lo que provocó que la entrada de la carga se bloqueara el jueves. "Las autoridades ucranianas bombardearon el destino de la asistencia y por esta razón ellas mismas prohibieron su reparto", ha lamentado.
En opinión de Moscú, "todas las excusas para aplazar el reparto de la ayuda (...) se han agotado" por lo que "la parte rusa ha decidido actuar". "Nuestro convoy con ayuda humanitaria comienza a avanzar en dirección a Lugansk", ha adelantado el Ministerio de Exteriores.
Así las cosas, el Gobierno ruso ha advertido en contra de "cualquier intento de perturbar esta misión meramente humanitaria, preparada hace mucho tiempo, en una atmósfera de total transparencia y en cooperación con la parte ucraniana y el Comité internacional de la Cruz Roja (CICR)".