Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moscú dice a la UE y EEUU que hay que hablar de "apoyo y asistencia" a Ucrania y "no sanciones"

El embajador ruso ante la Unión Europea, Vladimir Chizhov, ha advertido a la Unión Europea y Estados Unidos de que solo el Consejo de Seguridad de la ONU puede imponer sanciones contra Ucrania y ha defendido que "el lenguaje que hay que hablar con Ucrania no debe ser el lenguaje de las sanciones sino más bien el lenguaje de apoyo y asistencia".
"Las sanciones solo se pueden imponer por el Consejo de Seguridad de la ONU", ha avisado el diplomático ruso en rueda de prensa para avanzar la agenda de la cumbre entre la UE y Rusia el próximo 28 de enero en Bruselas, en la que ha dejado claro que no hablarán de Ucrania sino de las relaciones bilaterales. "No planeamos discutir o tomar decisiones sobre Ucrania", ha insistido el embajador ruso.
La Embajada de Estados Unidos en Kiev ha confirmado este miércoles la anulación de los visados de "varios ucranianos" que "están relacionados con la violencia" en respuesta a las acciones que ha tomado el Gobierno de Ucrania contra los manifestantes durante las protestas contra el presidente, Viktor Yanukovich.
Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha manifestado la preocupación de los europeos por la deriva de los acontecimientos en Ucrania y ha avisado de que evaluarán "acciones posibles por la UE y consecuencias en nuestras relaciones", abriendo la puerta a estudiar sanciones.
Chizhov ha dejado claro que "los acontecimientos dramáticos en Kiev sin duda son una fuente de gran preocupación, tanto para Rusia como la Unión Europea" y ha defendido que la situación mejorará solo si se pone fin a la violencia.
El embajador ha dejado claro que la crisis comenzó después de que el presidente ucraniano decidiera "retrasar" la firma de un acuerdo de asociación y libre comercio con la UE dejando claro que fue su decisión y no la de Moscú o el presidente ruso, Vladimit Putin, pero ahora "la situación ha degenerado en enfrentamientos violentos entre extremistas" nacionalistas y las fuerzas del orden.
"En los últimos días nadie de los aquellos implicados en los enfrentamientos se ha referido a los valores europeos (...) y los líderes de la oposición que han estado alentando esta deriva han desaparecido de la escena", ha reprochado.
CULPA A LA OPOSICIÓN DE ALENTAR LA DERIVA
Chizhov ha admitido que hay "un cierto grado de polarización" en la sociedad ucraniana pero ha insistido en que también ha habido "manifestaciones en varios sitios criticando al Gobierno por no hacer lo suficiente para poner fin a la violencia". "Es una situación complicada", ha admitido, insistiendo en todo caso que Rusia desea que "el pueblo ucraniano tome sus decisiones soberanas" y "no haya más violencia".
El embajador ruso ha admitido que la muerte de manifestantes en Ucrania "debe investigarse"."Hay que parar este situación. La violencia no puede continuar", ha zanjado. "La violencia no cae del cielo, salvo quizás por algunos 'drones'", ha ironizado el diplomático ruso.
RESPETAR LEYES EN UCRANIA
Preguntado por las leyes aprobadas por el Parlamento ucraniano la semana pasada que restringen el derecho de manifestación y la libertad de medios, el embajador ruso ha dicho que "puede haber gente a la que quizá le guste y gente a la que quizá no le guste". "En otros países de la UE no han sido especialmente entusiastas con algunas leyes húngaras, pero las leyes democráticamente aprobadas deben respetarse", ha subrayado.
En todo caso, ha considerado "inaceptable" que un tercer país "al otro lado del gran lago azul" en alusión a Estados Unidos pida a Ucrania que revoque estas leyes y ya ha considerado "suficientemente malo" pedir su revisión, como ha hecho la UE.
"Cuando al día siguiente de aprobar una ley, un gobierno extranjero emite un llamamiento para que se revoque creo que es inaceptable para cualquier país con cierto grado de dignidad", ha concluido.