Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moscú estudia elevar los impuestos a la comida basura para impulsar una dieta más saludable

El Gobierno ruso está valorando añadir los refrescos, las patatas fritas y los aceites a la lista de bienes sujetos a impuestos especiales como parte de un proyecto para impulsar una dieta más saludable entre los rusos, al tiempo que se incrementan los ingresos procedentes de los impuestos.
La propuesta, de la que han informado dos fuentes del Gobierno al diario de negocios 'Vedomosti', ya cuenta con el apoyo, del Ministerio de Agricultura.
En esta lista se podrían incluir, además, algunos alimentos con mucha grasa o azúcar, tal y como recoge 'Russia Today'. "Estas medidas son recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud como una de las maneras de luchar contra el sobreconsumo de azúcar y contra las enfermedades relacionadas con ello", ha indicado.
El primero en incluirse en esta lista podría ser el aceite de palma, posiblemente desde el 1 de julio de este año. El impuesto podría establecerse en unos 200 dólares por tonelada. Existen numerosos estudios que relacionan el consumo de aceite de palma con un mayor riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, con el aumento en los niveles de colesterol en sangre y con los problemas de corazón.
El aceite de palma se usa, principalmente, en productos lácteos y confiterías. Los suministros de este tipo de aceite a Rusia crecieron un 31,7 por ciento entre enero y noviembre del año pasado, con una importación de 614.000 toneladas.
El 60 por ciento de las mujeres y el 50 por ciento de los hombres en Rusia tienen sobrepeso, según el Instituto de Investigación Nutricional. Además, el número de casos de obesidad ha crecido considerablemente en la última década.
Los fabricantes de refrescos han tildado de inaceptable la propuesta, ya que un nuevo impuesto tendría un impacto negativo en sus negocios, lo que implicaría recorte de empleos.