Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un refugiado sirio en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en el campamento de Zaatari

Un refugiado sirio residente en el campamento de Zaatari (Jordania) ha fallecido este domingo en el marco de los enfrentamientos registrados entre refugiados y las fuerzas de seguridad jordanas.
Las autoridades jordanas han indicado que los enfrentamientos se desencadenaron después de que la Policía jordana interceptara a tres familias que intentaron abandonar el campamento a través de un agujero en una de las vallas y a otras tres personas que intentaron introducir varios bienes en el interior del mismo.
"La Policía detuvo a los tres y comenzaron a gritar pidiendo ayuda, lo que atrajo a unos 200 sirios que empezaron a tirar piedras a los coches de las autoridades y al personal", ha dicho el director de la Oficina para Asuntos de los Refugiados Sirios, Wadah Hmud.
"El número de manifestantes ascendió hasta los 5.000", ha agregado, antes de detallar que varios de ellos incendiaron algunas tiendas y caravanas lanzando cócteles molotov y haciendo estallar bombonas de gas. Asimismo, se escucharon varios disparos.
Hmud ha indicado que un total de 32 personas, entre ellas 29 policías y tres refugiados, han sido hospitalizados a causa de las heridas sufridas durante los enfrentamientos, según ha informado el diario 'The Jordan Times'.
Por su parte, los residentes del campamento han asegurado que la situación ha vuelto a la normalidad y han sostenido que podría haber más víctimas entre los refugiados a consecuencia de las graves heridas sufridas por varios de ellos.
El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Jordania, Andrew Harper, ha afirmado que se ha tratado de una situación "excepcional", al tiempo que ha subrayado que la situación de seguridad en el campamento "ha mejorado drásticamente desde los meses de julio y agosto del año pasado".
"Hemos tenido frecuentes incidentes de seguridad, problemas con personas que quieren volver a Siria o con los servicios, pero lo que hemos visto en los últimos ocho meses, tras invertir muchos recursos, es que las condiciones de vida son mucho mejores, lo que ha reducido las protestas", ha explicado.
El campamento, ubicado unos 80 kilómetros al norte de la capital, Amán, acoge a alrededor de 100.000 personas, lo que lo convierte en el cuarto núcleo poblacional del país. Jordania acoge a alrededor de 600.000 refugiados sirios en su territorio.