Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 15 de los captores del cooperante italiano en un choque con soldados

Investigadores filipinos examinan el 10 de junio, el cuerpo de un presunto secuestrador asesinado en un tiroteo con la policía en Paranaque, sur de Manila (Filipinas). EFEtelecinco.es
Unos quince miembros del grupo terrorista que mantiene cautivo al cooperante italiano de la Cruz Roja Eugenio Vagni murieron en un enfrentamiento con el Ejército filipino en la isla de Sulu, informaron hoy fuentes militares, que aseguraron que el secuestrado sigue con vida.
"Nuestra información es clara. (El cooperante) sigue vivo", dijo hoy el portavoz de la Marina Edgar Arévalo a una emisora de radio local.
Además, cinco marines y un policía murieron en el tiroteo ocurrido ayer contra los terroristas de Abu Sayaf que mantienen secuestrado a Vagni desde hace 151 días en la isla de Jolo.
Los datos sobre bajas en las líneas de Abu Sayaf, que no fueron facilitados hasta hoy, podrían superar la quincena de muertos y la veintena de heridos, según dijo la lugarteniente y portavoz militar Stefani Cacho.
"Nuestras tropas continúan comprobando la información que tiene que ser facilitada a inteligencia mientras continúa la lucha contra el enemigo. Sin embargo, es una táctica habitual de Abu Sayyaf hacer desaparecer los cuerpos", añadió Cacho.
El jueves, dos marines filipinos y seis supuestos integrantes de Abu Sayaf perdieron en la misma zona donde tienen cautivo al cooperante del Comité Internacional de la Cruz Roja, que sufre de hipertensión y una hernia.
Vagni, de 62 años, fue secuestrado el 15 de enero pasado en Joló junto a sus compañeros, la filipina Mary Jean Lacaba y el suizo Andreas Notter, que fueron liberados el 2 y el 18 de abril respectivamente.
Un puñado de ex combatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética fundó Abu Sayaf en 1991 y, desde entonces, la banda ha cometido los atentados más sangrientos del país y múltiples secuestros, además de colaborar con el grupo Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.