Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 22 palestinos muertos desde la reanudación de los bombardeos en Gaza

Fin de la tregua en GazaREUTERS

Al menos 22 palestinos han muerto, entre ellos seis niños, desde que Israel reanudó este martes los bombardeos sobre la Franja de Gaza en respuesta al lanzamiento de cohetes desde este enclave contra el territorio israelí, según el último balance ofrecido este miércoles por el portavoz del Ministerio de Sanidad gazací, Ashraf al Qidra, citado por la agencia Maan.

Desde que Israel lanzó el pasado 8 de julio la operación 'Margen Protector' en la Franja de Gaza, más de 2.040 palestinos han perdido la vida y más de 10.200 han resultado heridos, según los datos de las autoridades del enclave, controlado por Hamás.
Según Al Qidra, dos menores de 16 y 11 años han muerto en un bombardeo aéreo en Deir al Balá, en el centro de la Franja, mientras que otros seis palestinos han resultado heridos en otro ataque en Al Mughraqa. Además, en las últimas horas ha fallecido un hombre herido en otro bombardeo previo.
Además, de los restos de la casa de la familia Al Dalu en la ciudad de Gaza se han sacado los cuerpos sin vida de un niño de 14 años y de otro miembro de la familia, según el portavoz, que previamente había informado de la muerte de una mujer y un niño en este mismo lugar. Por otra parte, una niña de 2 años ha muerto en un bombardeo en el barrio gazací de Al Zaytoun.
Uno de los bombardeos de la aviación israelí que ha tenido más eco ha sido el perpetrado anoche contra la vivienda de Mohamed Deif, el líder del brazo armado de Hamas, las brigadas Ezzedin al Qassam. En él murieron la mujer y el hijo del comandante miliciano.
Según ha informado el Ejército israelí, desde que se rompió la tregua este martes los milicianos palestinos han lanzado al menos 137 cohetes contra territorio israelí, sin que por el momento se hayan producido víctimas.
El 'número dos' del brazo político de Hamás, Musa Mohamed Abu Marzuk, ha acusado a Israel de haber intentado matar a Deif en el bombardeo y ha asegurado que el mismo se ha saldado con tres víctimas mortales civiles, sin que el tercer fallecido haya sido identificado por el momento.
Los medios de comunicación israelíes han informado de que el Ejército de Israel ha tenido entre los objetivos a un alto cargo de Hamás responsable del disparo de cohetes contra territorio israelí, si bien no han detallado si ha muerto en los ataques.
Por otra parte, las Brigadas Ezzeldin al Qassam han amenazado con disparar más cohetes hacia el aeropuerto de Ben Gurión, ubicado en Tel Aviv, pidiendo a las aerolíneas internacionales que eviten operar en el mismo.
En su comunicado, han manifestado que el grupo "ha decidido responder a la agresión israelí" convirtiendo el aeropuerto en "objetivo" de sus ataques, argumentando que los bombardeos israelíes contra Gaza han provocado al menos tres muertos.
Mark Regev, portavoz del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha rechazado las acusaciones vertidas por la delegación palestina sobre la responsabilidad de Tel Aviv en el fracaso de las negociaciones y ha recalcado que el disparo de cohetes desde la Franja "hizo que las mismas fueran imposibles".
Poco antes, el jefe de la delegación palestina en El Cairo, Azam al Ahmed, afirmó que "Israel ha frustrado los contactos que podrían haber traído la paz". "La decisión de hacer fracasar las conversaciones de El Cairo ha sido israelí", agregó.
Al Ahmad había informado horas antes de que la delegación palestina había hecho una última propuesta para poner fin a las hostilidades en la Franja de Gaza y dio un plazo de cinco horas al equipo israelí para dar una respuesta, que finalmente no ha llegado.
De esta forma, las negociaciones indirectas han llegado a su fin, ya que Netanyahu ha ordenado esta tarde a sus representantes que vuelvan a Tel Aviv, tras el fin de la última tregua.