Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren siete policías kenianos por la explosión de una mina antipersona en el sureste del país

Al menos siete policías kenianos han muerto este martes a consecuencia de la explosión de una mina antipersona presuntamente colocada por la milicia islamista somalí en la localidad de Kiunga, situada en la provincia de Lamu Oriental.
Según las informaciones dadas por el diario keniano 'The Star', la mina ha estallado en el bosque de Boni, donde las fuerzas de seguridad llevan a cabo una operación para expulsar a los milicianos que se encuentran desplegados en la zona.
Al Shabaab ha llevado a cabo ataques en Kenia y contra las tropas kenianas desplegadas en Somalia para forzar su retirada. La semana pasada, lanzó un asalto contra una base de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) en la localidad de Ceel Cado (sur), matando a decenas de soldados kenianos.
La milicia, vinculada con la organización terrorista Al Qaeda, ha anunciado la muerte de al menos un centenar militares en la ofensiva contra la base, mientras que Kenia no ha facilitado un balance, si bien ha asegurado que es menor que el dado por Al Shabaab.
Este mismo martes, los militares kenianos se han retirado de la citada base, mientras que la milicia ha asegurado que controla la totalidad de la localidad de Ceel Cado.
El Ejército de Somalia, ayudado por las fuerzas de la AMISOM, combate a las fuerzas de Al Shabaab, cuyo objetivo es derrocar al Gobierno e instaurar la ley islámica en su versión más radical.
El exdirector de los servicios de Inteligencia de Somalia Ahmed Moallim Fiqi puso en duda en noviembre la capacidad del Gobierno para evitar incidentes como el atentado perpetrado el 1 de noviembre por la milicia contra un hotel de Mogadiscio que se saldó con al menos 15 muertos.