Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren cinco personas y 14 resultan heridas tras explotar una bomba en un cementerio en Irak

Al menos cinco personas han muerto y otras catorce han resultado heridas este jueves a consecuencia de la explosión de una bomba en el cementerio de la ciudad iraquí de Sahwa, situada al sur de la capital, Bagdad.
El portavoz del Ministerio del Interior, Saad Maan, ha apuntado que la explosión ha sido provocada por un artefacto explosivo de fabricación casera, según ha informado el portal local de noticias 'Iraqi News'.
Sahwa fue escenario de un atentado el 26 de marzo en un campo de fútbol de la ciudad, ataque que se saldó con la muerte de al menos 32 personas, la mayoría de ellos jóvenes y menores de edad.
Por otra parte, al menos tres personas han muerto y otras 15 han resultado heridas en sendos atentados en Bagdad y una localidad cercana, según fuentes del Ministerio del Interior.
En un primer incidente, dos personas han muerto y nueve han resultado heridas tras explotar una bomba cerca de un mercado en el barrio bagdadí de Sabaa al Bur, situado en el norte de la ciudad.
Posteriormente, al menos una persona ha muerto y otras seis han resultado heridas al estallar un artefacto explosivo en una zona comercial de la localidad de Daura, ubicada al sur de la capital.
Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque, si bien la formación yihadista Estado Islámico ha asegurado estar detrás de la práctica totalidad de los atentados ejecutados en los últimos meses en el país.
La Misión de Asistencia de Naciones Unidas para Irak (UNAMI) cifró el domingo en 410 los civiles que murieron y en 973 los resultaron heridos en abril a causa de actos de terrorismo, violencia y el conflicto en el país.
En su informe, la misión de la ONU apuntó que al balance de víctimas hay que agregar además a 331 miembros de las fuerzas de seguridad, entre los que ha habido además 401 heridos. Así, el balance total fue de 741 muertos y 1.374 heridos.
Bagdad fue la provincia más afectada con 874 víctimas civiles (232 muertos y 642 heridos), seguida de Nínive, con 72 muertos y 30 heridos; Saladino, con 32 muertos y 24 heridos; Diyala, con 17 muertos y 15 heridos; Kirkuk, con 16 muertos y diez heridos; y Basora, con ocho muertos y 16 heridos. A ello hay que sumar las víctimas en Anbar, donde se registraron 27 muertos y 225 heridos.