Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren cinco soldados afganos por error en un ataque aéreo de la OTAN

El portavoz de las fuerzas ISAF de la OTAN Josef Blotz responde a las preguntas de los periodistas durante la rueda de prensa celebrada junto al portavoz del ministro de Defensa afgano Mohammad Zahir Azimi, en Kabul (Afganistán), hoy, miércoles, 7 de julio de 2010. Zahir Azimi y el general Josef Blotz se refirieron al incidente ocurrido hoy, y en el que las fuerzas de la OTAN mataron por error a cinco soldados afganos cuando éstos atacaban a insurgentes en la provincia de Ghazni, al este del país. EFEtelecinco.es
Al menos cinco soldados afganos murieron hoy y otros dos resultaron heridos en un ataque aéreo lanzado por la OTAN en la provincia central de Ghazni que iba dirigido contra la insurgencia talibán, informó el Ministerio afgano de Defensa.
El ataque tuvo lugar esta mañana mientras miembros de las fuerzas de seguridad afganas emboscaban a un grupo de insurgentes en el distrito de Andar, explicó en rueda de prensa el portavoz de Defensa, Zahir Azimi.
Un avión de la OTAN bombardeó por error las posiciones de los soldados y acabó con la vida de cinco de ellos, según Azimi.
El portavoz condenó el ataque y expresó su deseo de que ésta sea la última vez que las fuerzas de seguridad afganas sean víctimas de ataques de las tropas extranjeras.
El jefe de seguridad de Ghazni, Nauroz Ali, situó en seis el número de soldados afganos fallecidos, según la agencia afgana AIP.
Al margen de este suceso, en la limítrofe provincia de Logar (este), cuatro policías afganos perdieron la vida ayer y otro más resultó herido al estallar una bomba caminera mientras patrullaban, informó hoy el Ministerio de Interior en un comunicado citado por AIP.
Las redadas nocturnas y los ataques aéreos lanzados por la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN, que en ocasiones causan víctimas civiles, son algunas de las tácticas militares más criticadas por el Gobierno de Afganistán.
El destituido comandante en jefe de las fuerzas extranjeras en Afganistán, Stanley McChrystal, subrayó cuando tomó el mando en 2009 la necesidad de reducir las víctimas civiles y de mejorar la coordinación con las fuerzas de seguridad afganas.
El general David Petraeus, que lo reemplazó formalmente este fin de semana, insistió también en que tratará de minimizar la muerte de civiles.
En los últimos meses el mando militar extranjero, al difundir información sobre operaciones contra la insurgencia, se esfuerza en subrayar que éstas se efectúan en coordinación con las fuerzas afganas.