Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren tres soldados en un atentado con bomba en Waziristán

Al menos tres soldados paquistaníes han muerto y otros tres han resultado heridos este domingo a consecuencia de un atentado con bomba en la provincia de Waziristán (norte).
"Al menos tres miembros de las fuerzas de seguridad, entre ellos un oficial del Ejército, han abrazado el martirio y otros tres han sufrido heridas críticas tras la explosión de un artefacto colocado por terroristas en una carretera", ha indicado el Ejército a través de un comunicado.
El primer ministro, Nawaz Sharif, ha condenado el incidente y ha ofrecido sus condolencias a los familiares de los militares fallecidos, según ha informado el diario paquistaní 'Dawn'.
Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque, que ha tenido lugar apenas unos días después de que al menos 35 presuntos milicianos murieran en varios bombardeos del Ejército en la provincia de Jiber Pajtunjua.
Los ataques tuvieron lugar horas después del anuncio de un consenso entre el Gobierno y el grupo insurgente Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP), conocido como los talibán paquistaníes, de cara a la extensión del alto el fuego vigente entre ambas partes entre marzo y abril y que llegó a su fin la semana pasada.
La decisión fue alcanzada durante un encuentro en la Casa de Punyab, en la que la extensión del alto el fuego, la liberación de los presos talibán no combatientes y el establecimiento de una zona de paz fueron los puntos principales.
Tras la reunión, el importante clérigo paquistaní Samiul Haq, descrito como 'el padre de los talibán', dijo que el comité de negociaciones intentará convocar una reunión de la 'shura' del grupo insurgente durante esta misma semana.
El Gobierno y los talibán se han enfrascado en el proceso de paz en un intento por poner fin a los años de conflicto en el noroeste del país, que se han saldado con la muerte de miles de personas entre milicianos, miembros de las fuerzas de seguridad y civiles.
Tras el comienzo formal de las negociaciones, el grupo insurgente anunció el 1 de marzo un alto el fuego unilateral de un mes que fue respondido por el Ejército, que suspendió sus operaciones contra el grupo. El 1 de abril, el TTP extendió otros diez días el alto el fuego, algo que no hizo al acabarse dicho periodo.
El proceso de negociación se ha retomado casi cuatro meses después de que el anterior intento fracasara pocas horas antes de empezar a consecuencia de la muerte del líder del TTP, Hakimulá Mehsud, a causa de un bombardeo estadounidense.