Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren en un atentado dos trabajadores paquistaníes del consulado de EEUU en Peshawar

Dos trabajadores paquistaníes del consulado estadounidense en la ciudad de Peshawar han muerto este martes tras la explosión de una bomba en la agencia de Mohmand (norte), suceso que se ha saldado además con la muerte de varios militares.
"Esta mañana me he despertado con la noticia de que hemos perdido a dos empleados locales en Peshawar que trabajaban en nuestro consulado y que participaban en trabajos para erradicar campos de narcóticos", ha dicho el secretario de Estado, John Kerry.
El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, ha condenado el atentado, detallando que los dos trabajadores muertos pertenecían a la Oficina Internacional para Narcóticos y Aplicación de la Ley.
"Estamos trabajando para conseguir más información. Obviamente, expresamos nuestras condolencias a sus familiares y seres queridos, y trasladamos nuestra simpatía a los muertos y heridos en este ataque", ha manifestado.
Kirby ha recalcado que Washington "ofrece su ayuda al Gobierno de Pakistán para investigar este incidente y llevar a los responsables ante la justicia", agregando que el país centroasiático "ha sufrido mucho a manos de los terroristas y los extremistas violentos".
El Ejército paquistaní lanzó hace más de un año una ofensiva para despejar los refugios de los milicianos en la parte paquistaní de la frontera tribal, en una operación conocida como 'Zarb-e-Azb', después de que Estados Unidos y sus aliados retiraran sus tropas de combate de Afganistán.
No obstante, la ofensiva paquistaní, lanada tras las fallidas negociaciones de paz entre el Gobierno y los talibán, no ha logrado frenar los ataques de los grupos insurgentes.
La montañosa región, que se extiende a lo largo de la frontera entre Pakistán y Afganistán, es el lugar con mayor número de asentamientos talibán y donde ejercen mayor control, especialmente en los centros urbanos más grandes de la zona.