Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muñecas rotas para denunciar los abusos infantiles

Los activistas quieren aprovechar la presencia mediática internacional para señalar que la actitud del Gobierno austriaco en lo referente a los derechos de las víctimas es un completo desastre. 
Para ilustrarlo, Peter Rosenauer, en nombre del grupo Resistencia por la Paz, ha recordado el caso reciente de un bebé de 17 meses, Luca, que murió tras ser abusado sexualmente por la ex pareja de su madre, que ha sido condenado a cadena perpetua.
En la protesta no se ha escatimado detalle en la puesta en escena. En una de las manifestantes se han arrojado muñecas al suelo, mientras que una persona expulsaba por la boca una simulación de sangre.
Algunos de los policías apostados frente al juzgado han tenido que frenar a los activistas debido a su proximidad a la zona de acceso al juzgado. CGS