Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Musharraf asegura que existen "vientos de cambio" en Pakistán y respalda las protestas contra Sharif

El expresidente de Pakistán Pervez Musharraf ha asegurado este miércoles que nota "vientos de cambio" en el país, al tiempo que ha expresado que "los manifestantes tienen derecho a protestas", trasladándoles sus "simpatías".
"Pakistán necesitaba un cambio político en las elecciones de 2013, una tercera fuerza capaz de llevar a cabo una buena gobernanza y llevar al país a aguas seguras. Por ello, y a pesar de todos los obstáculos, decidí volver a Pakistán", ha asegurado.
"Si se ve la situación actual se puede apreciar que el país se dirige a la destrucción. Lo que necesitamos son unas elecciones libres y justas sin manipulación. Son necesarias reformas electorales antes de que se celebren comicios", ha agregado, según ha informado el diario paquistaní 'Dawn'.
Musharraf llegó al poder en 1999 tras un golpe de estado contra Nawaz Sharif --que en la actualidad ocupa el cargo de primer ministro--, y dimitió en 2008, tras lo que marchó a Dubai y Londres en un exilio autoimpuesto.
En marzo de 2013 regresó al país con el objetivo de liderar a su partido en las elecciones legislativas, pero un tribunal le descalificó de la carrera electoral y quedó expuesto a una batería de cargos en su contra por sus acciones mientras estuvo en el poder.
Musharraf declaró el estado de emergencia en noviembre de 2007, suspendió la Constitución y expulsó de sus cargos a los magistrados del Supremo que consideraron ilegal esta decisión. De ser declarado culpable, podría ser condenado a muerte o a cadena perpetua.
El exmandatario, que está en libertad bajo fianza por otros cuatro casos por delitos criminales, entre ellos el que le relaciona con el asesinato de la exprimera ministra Benazir Bhutto, también en 2007, argumenta que las acusaciones tienen motivación política.