Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exprimer ministro Mustafá Abu Shagur acusa a una milicia de Zintan de ser responsable de su secuestro

El exprimer ministro libio Mustafá Abu Shagur ha acusado este sábado a una milicia de Zintan de ser responsable de su secuestro, que tuvo lugar el martes en la capital del país, Trípoli, según ha informado el diario 'The Libya Herald'.
Abu Shagur, que fue liberado nueve horas después, a primera hora del miércoles, ha detallado que la milicia responsable del rapto opera bajo el nombre de Barq al Nasr.
El exprimer ministro ha agregado que fue trasladado a un edificio militar en el área Swani de la capital y que un hombre le interrogó tras acusarle de ser miembro de la organización islamista Hermanos Musulmanes, lo que ha rechazado.
Asimismo, ha subrayado que no fue agredido físicamente y que no considera que los responsables del secuestro representen a la localidad, al tiempo que ha dicho desconocer los motivos de su rapto o su liberación.
Abu Shagur fue secuestrado en su vivienda en el barrio Hay al Andalus de la capital después de que un grupo de hombres armados irrumpieran en el inmueble y le forzaran a entrar en una ambulancia a punta de pistola.
Abu Shagur fue elegido viceprimer ministro interino en noviembre de 2011, cargo que ocupó hasta noviembre de 2012 en el Gobierno de Abdurrahim el Keib. Tras ello, ocupó brevemente el puesto de primer ministro, sucediendo al propio El Keib, si bien no consiguió los apoyos suficientes y abandonó el puesto.
El exprimer ministro logró el mayor número de votos para un solo candidato en la lista general de las elecciones parlamentarias celebradas en junio y estaba previsto que fuera nombrado presidente del nuevo Parlamento durante su primera sesión, que tendrá lugar el 4 de agosto.
La población libia acudió a las urnas en medio del caos político y de seguridad que sufre el país desde la caída del Gobierno de Muamar Gadafi en 2011 y con escasas posibilidades de que los comicios ayuden a estabilizar la situación.
Un total de 1,5 millones de libios estaban llamados a ejercer su derecho al voto en las elecciones, en las que se ha elegido a los 200 miembros del Majlis al Nuwab (Consejo de Representantes), según el censo realizado en mayo de este mismo año, si bien ni siquiera la mitad de ellos participaron en el proceso.
En las anteriores elecciones, celebradas en julio de 2012 --las primeras tras la caída del Gobierno de Gadafi--, un total de 2,8 millones de personas se registraron para votar.
La situación es tal en el país que las autoridades han decidido cambiar incluso el nombre del Parlamento, que pasará a llamarse Consejo de Representantes, abandonando así el nombre del CGN, vinculado por muchos al estancamiento y el caos que han seguido a la caída de Gadafi. De los 200 escaños que integrarán el organismo, 32 estarán destinados a mujeres.