Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La NSA también ha espiado a Amnistía Internacional y Human Rights Watch, según Snowden

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) también incluyó en su lista de objetivos de espionaje a dirigentes y personal de organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional y Human Rigths Watch (HRW), según ha denunciado ante el Consejo de Europa el excontratista Edward Snowden.
El antiguo trabajador de la NSA ha hablado en Estrasburgo por videoconferencia desde Moscú, donde reside gracias al asilo concedido por las autoridades rusas. La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha celebrado este martes un debate sobre espionaje en el que también estaba invitada la Casa Blanca, que ha declinado participar.
Snowden ha aprovechado su declaración para denunciar que "la NSA ha vigilado a líderes y personal de este tipo de organizaciones", en alusión a ONG como Amnistía y HRW y sin entrar a señalar otros potenciales objetivos. El espionaje se habría desarrollado no sólo fuera de las fronteras de Estados Unidos, sino también dentro del país, informa el periódico británico 'The Guardian'.
Para Snowden, los problemas de cibervigilancia masiva desarrollados por la NSA violan las leyes de privacidad de la Unión Europea, toda vez que considera instrumentos como XKeyScore representa "la amenaza más grave para las libertades civiles en la era moderna".
XKeyScore facilita la búsqueda de gran cantidad de información en bases de datos de correos electrónicos y chats y permite, sin que medie una autorización, el almacenamiento de informaciones relativas a millones de individuos. Snowden ha recordado que tanto él como otros trabajadores de la NSA seleccionaban los metadatos y el contenido relativo a una persona "sin aprobación judicial o revisión previa".
El excontratista ha denunciado que este tipo de vigilancia sin criterio suponía considerar a toda persona "culpable por asociación" y perseguir a quien, por error, entrase en la web equivocada o se descargase un archivo potencialmente peligroso. Asimismo, llegaron a almacenarse patrones de viaje de ciudadanos europeos existiesen o no sospechas de terrorismo.