Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Naciones Unidas pide a Yemen que reconsidere la expulsión de su representante para los Derechos Humanos

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR), Zeid Raad al Husein, ha pedido al Gobierno yemení que reconsidere la decisión que tomó ayer de expulsar del país a su representante, George Abú al Zulof, por su supuesta "falta de parcialidad" al denunciar a la coalición saudí, aliada de las autoridades yemeníes, por usar bombas de racimo en el noroeste del país.
Para Al Husein, la expulsión del representante es "contraproducente, injusta y dañina" para las reputaciones tanto del Gobierno yemení como de la coalición militar, que "envía un mensaje muy negativo" sobre su credibilidad, y hace peligrar todavía más las vidas del equipo de investigación de la ONU sobre crímenes de guerra que se encuentra en este país.
"Nuestro equipo ha trabajado en condiciones enormemente peligrosas y enormemente variables", ha señalado Al Husein, quien ha reiterado que las conclusiones alcanzadas por sus investigadores son contundentes y afectan por igual tanto a los rebeldes como a la coalición saudí.
"Ambos bandos han cometido rotundamente crímenes que han costado la vida a cerca de 2.000 civiles en nueve meses", ha señalado el máximo responsable de la oficina de la ONU, quien ha asegurado que "cualquier declaración formulada respecto a los ataques de la coalición saudí, entre ellas al supuesto uso de bombas de racimo, no es un partidismo, sino el reflejo de las desafortunadas realidades en Yemen".
SITUACIÓN EN TAIZ
El responsable de la ONU ha indicadoademás que el Gobierno yemení no tiene razón al acusar a Naciones Unidas de ignorar la situación en la ciudad de Taiz, cuya población se encuentra en los albores de una hambruna tras meses de asedio por milicias pro huthi.
"Estoy absolutamente perplejo por esta acusación. Hemos denunciado públicamente la situación en Taiz en varias ocasiones, la última a principios de esta semana", ha dicho.
Al Husein ha advertido de que la expulsión de Abú al Zulof complicará la puesta en marcha del programa de ayuda y reconstrucción para Yemen, así como la creación de un comité de investigación independiente sobre crímenes de guerra en Yemen, medida que contó paradójicamente con el apoyo del Gobierno yemení en su día.
"La expulsión del jefe de mi equipo en Yemen envía un mensaje muy negativo en el momento en que nos embarcamos en un proceso diseñado para ayudar a este país, y de cuyo resultado depende buena parte de la credibilidad futura del Gobierno", ha concluido.