Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Negligencia tanto del conductor como de los paparazzis en la muerte de Diana

El jurado del caso Lady Di ha determinado que la muerte de la princesa y Dodi Al-Fayed se debió a la mala conducción tanto de su chófer, Henri Paul, como de los paparazzi que la seguían. Además, ninguno de ellos llevaba puesto los cinturones de seguridad.
Tras escuchar a unos 250 testigos, los once miembros del jurado han pasado juntos 23 horas y 45 minutos -repartidos en cuatro días-, antes de anunciar que estaban listos para dictar la sentencia.
El magistrado le había ofrecido al jurado cinco opciones de veredicto para que eligieran: asesinato por negligencia en la conducción por parte de uno o más paparazzis, equivalente al asesinato; asesinato por negligencia por parte del conductor, Henri Paul; asesinato como combinación de la mala de ambos, la escogida finalmente; muerte accidental o veredicto abierto.
El jurado estaba compuesto por seis mujeres y cinco hombres. Ha escuchado desde octubre a más de 250 testigos.
Teoría de la conspiración
Scott Baker, juez del caso, ya había fallado que la muerte de Diana fue causa de "un trágico accidente" y exoneró de culpa al antiguo suegro de Lady Di, el duque de Edimburgo.
Mohamed Al Fayed, padre del fallecido, llegó a afirmar que el rey consorte dio la orden de asesinar a Diana a los servicios secretos británicos porque la Familia Real no quería que la Princesa tuviera un hijo de Dodi.
Tras el juicio, Al Fayed ha manifestado que cree "de corazón" que lo de Diana y Dodi "no fue un accidente, Diana predijo que sería asesinada, y dijo cómo lan iban a matar". Por estar razón, el propietario de los almacenes Harrods, está "decepcionado", aunque le satisface que el veredicto diga, finalmente, que se trata de un asesinato.
Enrique, el menor de los hijos de Diana y Carlos, ha señalado que "nadie sabrá jamás qué sucedió en el túnel. Yo nunca dejaré de preguntármelo". Su hermano Guillermo, por su parte, ha confesado que "no pasa un día sin que piense en ello". AGE