Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu pide a Abbas que elija entre "la reconciliación con Hamás o la paz con Israel"

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha conminado este miércoles al presidente palestino, Mahmud Abbas, a que elija entre alcanzar un acuerdo de paz con Israel o lograr la reconciliación con Hamás, que desde 2007 controla la Franja de Gaza, ya que, según él, no puede tener ambos.
Así se ha pronunciado al inicio de una reunión con el ministro de Exteriores austríaco, Sebastian Kurz, en medio de las informaciones de que el movimiento Al Fatá de Abbas y Hamás habrían hecho avances en el proceso de reconciliación y, según Al Yazira, van a formar un gobierno de unidad en cinco semanas.
"Debe elegir", ha subrayado Netanyahu. "¿Quiere la reconciliación con Hamás o la paz con Israel? Solo una es alcanzable, no ambas. Espero que escoja la paz, pero hasta ahora no lo ha hecho", ha lamentado el primer ministro, en declaraciones recogidas por el 'Jerusalem Post'.
En cuanto a los esfuerzos para prolongar más allá del 29 de abril las conversaciones de paz con los palestinos, Netanyahu ha subrayado que cada vez que las partes se acercan, Abbas añade nuevas condiciones "a sabiendas de que Israel no puede aceptarlas".
NUEVAS CONDICIONES DE ABBAS
Este martes, Abbas pidió seriedad a Israel "en lo referente a negociaciones políticas y a la solución de dos Estados" y fijó nuevas condiciones para seguir dialogando. Así, solicitó la liberación de la cuarta remesa de prisioneros palestinos --el Ejecutivo israelí suspendió las excarcelación de 30 reos por la supuesta falta de compromiso de Abbas con el diálogo-- y la inclusión en el debate del tema de fronteras.
La Autoridad Palestina reclama un Estado propio con las fronteras previas a 1967 y con Jerusalén Este como capital. Abbas quiere que, durante los próximos tres meses, ésta cuestión sea el eje central de los contactos y que, entretanto, Israel congele cualquier nueva construcción en los asentamientos de Cisjordania. Asimismo, volvió a reclamar la suspensión de la construcción en los asentamientos.