Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu afirma que Israel no está obligado a aceptar en su totalidad el acuerdo marco de EEUU

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha afirmado este martes que su Gobierno no está obligado a aceptar en su totalidad los términos del marco de referencia que presentará próximamente el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, de cara a solucionar el conflicto entre palestinos e israelíes.
"Israel no estará obligado a aceptar todo lo que presenten los estadounidenses en el acuerdo marco", ha dicho, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.
En este sentido, ha destacado que el reconocimiento por parte de Palestina de Israel como un estado judío y unas fuertes medidas de seguridad son la clave para alcanzar un acuerdo final.
Así, ha indicado que no está a favor de un estado binacional, al tiempo que ha rechazado "la existencia de un estado terrorista al lado de la frontera". "Se han de alcanzar los dos objetivos", ha valorado.
"No queremos mandar sobre los palestinos, pero el significado de unas medidas de seguridad necesarias implica que parte de su soberanía tendrá que estar limitada", ha advertido.
Netanyahu ha manifestado además que la oposición de los países árabes a la existencia de un estado judío ha sido siempre el problema principal del conflicto. "No es por los asentamientos ni por el estado palestino, que Israel ya ha aceptado. Es por la oposición a un estado judío", ha dicho.
"La solución es un estado palestino desmilitarizado que reconozca a Israel como estado judío. Es la única solución que funcionará", ha remachado Netanyahu.
En su discurso, el primer ministro no ha hecho referencia alguna a la posibilidad de que los residentes en los asentamientos presentes en Cisjordania puedan permanecer bajo soberanía palestina si así lo desea, un tema que ha provocado muchas críticas en el interior de su Gobierno.