Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un socio de Netanyahu amenaza con abandonar el Gobierno si acepta las fronteras de 1967

El ministro de Economía israelí, Naftali Bennett, ha advertido este martes de que su partido, Habayit Hayehudi (Hogar Judío), abandonará la coalición del Gobierno si el primer ministro, Benjamin Netanyahu, acepta un acuerdo de paz con los palestinos basado en las fronteras previas a 1967.
En este sentido, ha asegurado que su partido "no se sentará en una coalición que, por presiones internacionales, divida Jerusalén y ponga la seguridad en riesgo", según informa el periódico 'Haaretz'.
"Nunca aceptaremos renunciar a un Jerusalén unificado, nunca aceptaremos un acuerdo basado en las fronteras de 1967", ha subrayado Bennett durante un discurso en el Instituto para Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv.
Los palestinos buscan establecer un Estado en la Cisjordania ocupada y en la Franja de Gaza --enclave controlado en la actualidad por el grupo islámico Hamas, que se opone a los esfuerzos de paz de Estados Unidos--, con Jerusalén Este como capital. Israel capturó esas tierras en la Guerra de 1967 y retiró a tropas y colonos de Gaza en 2005.
El Ejecutivo israelí y la Autoridad Palestina retomaron a finales de julio las negociaciones para firmar la paz y fijaron una meta de nueve meses para un acuerdo permanente, en medio de un profundo escepticismo de que se pueda lograr un pacto para poner fin al conflicto de décadas.
"Desde que comenzaron las conversaciones de paz, ha habido una creciente intifada", ha alertado Bennett, que considera que "lo único" que ha traído para Israel este diálogo ha sido "terror".
"Si nuestros amigos del mundo nos piden que nos suicidemos, aunque tengan buenas intenciones, les diremos que no", ha dicho, en alusión a la presión internacional para que 2014 sea el año de la paz en Oriente Próximo. En este sentido, ha asegurado que no renunciarán a ciertas tierras sólo para recibir "el aplauso del mundo".
Para Bennett, la "decisión difícil" en un contexto como el actual es "permanecer firme" frente a las cesiones. "La decisión fácil", ha añadido, "fueron los acuerdos de Oslo", firmados en 1993 por Isaac Rabin y Yasir Arafat.