Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Netanyahu da una bofetada a los esfuerzos de EEUU y la ONU para solucionar la crisis

"Le he dicho al secretario general de la ONU que la investigación de los hechos debe ser conducida de forma responsable y objetiva, (y) que estamos buscando otras alternativas", declaró Netanyahu en un encuentro con los ministros de su partido Likud en el gobierno.
El primer ministro respondía a informaciones aparecidas hoy en la prensa acerca de que había dado su consentimiento a la ONU para que investigase los hechos a través de una comisión presidida por el ex primer ministro de Nueva Zelanda, Geoffrey Palmer, experto en Derecho Marítimo. La comisión iba a incluir también a expertos estadounidenses, a un representante turco y a otro israelí, en un afán de mantener la mayor objetividad y transparencia posible.
"No es verdad que haya aceptado su oferta de verificar lo que ocurrió.... Tenemos que tratar este tema con cuidado, a la vez que protegemos los intereses nacionales de Israel y del Ejército", insistió Netanyahu sobre una conversación que tuvo con Ban el sábado por la noche.
Nueve activistas turcos murieron el lunes al abordar comandos de elite israelíes el barco Mavi Marmara, el primero de la Flotilla, cuando se encaminaba a Gaza con ayuda humanitaria y la intención declarada de romper el bloqueo israelí a la franja.
"En la conversación con Ban le comuniqué toda la información que tenemos sobre la conducta de los miembros del grupo extremista turco (el IHH, organizador de la flotilla) que apoya el terrorismo", agregó Netanyahu en la comparecencia ante sus correligionarios. "Le dije -subrayó- que hay que descubrir quien los organizó, quien los financió, quien los equipó y cómo subieron al barco".
Israel sostiene que el grupo de activistas que atacaron a los primeros comandos que abordaron el barco desde helicópteros no subieron con el resto del pasaje, sino en otro puerto, por lo que no se sometieron a las revisiones de seguridad y llevaban armas blancas.
El rechazo de Netanyahu a la comisión supone una bofetada a los esfuerzos de Estados Unidos y de la ONU de solucionar la crisis, y a las presiones internacionales para que Israel levante el bloqueo a la franja palestina.
Con esta postura, el primer ministro israelí respalda la de su ministro de Defensa, Ehud Barak, quien se mostró partidario de no dejar que sus soldados sean investigados por una comisión internacional.
Las otras propuestas que baraja Netanyahu son del formato de la comisión que investigó la Guerra del Líbano de 2006, encabezada por el juez Eliyahu Winograd, y que en principio no contaría con el apoyo de Turquía ni de la comunidad internacional. EBP