Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Neus Terradas murió por ahogamiento

La joven catalana Neus Terradas, cuyo cuerpo fue encontrado en la tarde de ayer.telecinco.es
El director de Protección Civil de San Luis Potosí, quien se encuentra al frente de las labores de búsqueda de los otros tres españoles desaparecidos, declaró que la muerte fue por ahogamiento. El cuerpo fue encontrado por un grupo de socorristas la tarde del viernes en una empalizada del paraje Puente de Dios, en el río Tampaón, a 18 kilómetros, de donde volcó la lancha en la que viajaban seis españoles, dos de los cuales lograron ponerse a salvo, mientras que el resto fue arrastrado por la corriente.
La jóven fue identificada por un vecina de la ciudad mexicana de Tampico, en cuya Universidad estudiaba Neus, dijo Cabrera. Los otros tres desaparecidos que han sido identificados como Francesc Espasa Nolet, originario de Lleida; Nuria (hermana de Neus) Terradas Trías e Irene Carbó Xifre, naturales de Cassà de la Selva en Girona, aún no han sido encontrados.
El cadáver de Neus iba a ser trasladado a la cabecera municipal de Aquismón, donde se encuentran los dos españoles que lograron salvarse, para que la identificasen.
Tres desaparecidos
Los otros tres desaparecidos han sido identificados como Francesc Espasa Nolet, originario de Lleida; Nuria (hermana de Neus) Terradas Trías e Irene Carbó Xifre, naturales de la población Cassà de la Selva en Girona. La mallorquina Aina Frau Pascual y su compañero catalán Bernat Nolet Tomas lograron nadar hasta la orilla y ponerse a salvo, y ahora colaboran en la búsqueda de sus amigos.
También sobrevivieron el guía y el barquero, los cuales fueron detenidos "inmediatamente" por las autoridades . En la búsqueda participan desde el jueves decenas de personas, entre lugareños, buzos y socorristas, repartidas en grupos y apoyadas desde el aire por un helicóptero. CGS