Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia de Nisman expresa su "satisfacción" por el triunfo de la hipótesis del asesinato

La familia del ex fiscal del caso AMIA Alberto Nisman ha expresado su satisfacción por el dictamen emitido este jueves por el fiscal Ricardo Sáenz, que determina que el jurista argentino fue asesinado, desmontando así la teoría inicial del suicidio.
"Tenemos una gran satisfacción", ha dicho el abogado de la familia, Manuel Romero Victorica. "Ella sostuvo desde el principio que a Nisman lo mataron", ha recordado, aludiendo a la ex mujer del fiscal, Sandra Arroyo, según informa la prensa local.
Victorica ha destacado que la hipótesis del asesinato se fundamenta en "pruebas de rigor científico". "En las manos de Nisman no había residuos de disparo y el arma que se secuestra en el baño sí deja residuo de disparo. Él no disparó el arma, la disparó un tercero", ha indicado.
El letrado ha apuntado igualmente al "contexto", subrayando que Nisman denunció al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner "en los últimos días antes de morir" por el acuerdo alcanzado con Irán sobre el atentado en la AMIA.
MUERTE DE NISMAN
El cadáver de Nisman fue encontrado alrededor la noche del 18 de enero de 2014 en su casa, ubicada en el 13º piso de la torre Le Parc, en Buenos Aires. El fiscal del caso AMIA estaba tendido en el baño y con un disparo encima de su oreja derecha.
Aunque en un principio se barajó la tesis del suicidio, tanto la familia como los investigadores lo habían descartado. El Gobierno, por su parte, apuntaba a un complot de la Secretaría de Inteligencia (SINA) para derrocar al 'kirchnerismo'.
La muerte de Nisman causó una gran conmoción porque se produjo una semana después de que el fiscal acusara a Fernández de Kirchner y a su ministro de Exteriores, Héctor Timerman, entre otros, de encubrir a los iraníes sospechosos de llevar a cabo el atentado de la AMIA.
El atentado contra la AMIA tuvo lugar el 18 de julio de 1994 en la sede de Buenos Aires y se saldó con 85 muertos y 300 heridos, convirtiéndose así en el mayor ataque terrorista perpetrado hasta ahora en suelo argentino.
A pesar de ello, sigue sin resolver porque los sospechosos, cinco iraníes entre los que se encuentran el ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani y el ex ministro de Defensa Ahmad Vahidi, nunca han sido interrogados.