Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Nobel de Química premia a los inventores de la nanoscopia

Los profesores Betzig, Moerner y Hell han conseguido superar los límites de los microscopios
La Real Academia Sueca de las Ciencias ha decidido conceder el Premio Nobel de Química a los profesores estadounidenses Eric Betzig y William E. Moerner y al alemán Stefan W. Hell por el desarrollo de la denominada nanoscopia, una técnica microscópica fluorescente de alta resolución.
En un comunicado, la institución sueca ha explicado que estos tres investigadores han conseguido "sobrepasar las limitaciones de los microscopios ligeros".
"Durante mucho tiempo, los microscopios ópticos mantenían una supuesta limitación: que nunca obtendrían una mejor resolución superior a la mitad de la longitud de onda de la luz. Con la ayuda de moléculas fluorescentes, los galardonados con el Nobel de Química 2014 esquivaron ingeniosamente esta limitación. Su trabajo revolucionario ha llevado los microscopios ópticos a la nanodimensión", ha explicado la Real Academia Sueca de las Ciencias.
En este sentido, ha destacado que la nanoscopia permite a los científicos "visualizar" las secuencias de las moléculas individulaes en el interior de las células. "Ahora pueden ver cómo las moléculas crean sinapsis entre células nerviosas en el cerebro; pueden estudiar a las proteínas implicadas en el Parkison, el Alzheimer y la enfermedad de Huntington; pueden observar proteínas individuales en óvulos fertilizados cuando se dividen en embriones", ha explicado.
EL MICROSCOPIO PUEDE OBSERVAR EL NANOMUNDO
La Academia Sueca de las Ciencias ha subrayado que es "obvio" que los científicos no habían podido observar las células con tanto detalle hasta que llegó el nanoscopio. En esta línea, ha recordado que en 1873 el microscopista Ernst Abbe determinó que la máxima resolución de estos aparatos no podría ser superior a 0.2 micrometros.
"Eric Betzig, Stefan W. Hell y William E. Moerner han sido galardonados con el Premio Nobel de Química en 2014 por haber sobrepasado este límite", ha añadido. "Gracias a sus logros, el microscopio óptico puede ahora observar el nanomundo", ha subrayado.
La Academia Sueca de las Ciencias ha afirmado que ha premiado dos "principios" impulsados por los galardonados. El primero de ellos es el microscopio STED (de Reducción Estimulada de la Emisión), desarrollado por Stefan Hell en 2000 y basado en el empleo de dos rayos láser, uno para hacer brillar las moléculas fluorescentes y otro para ocultar toda fluorescencia salvo las de tamaño nanométrico. "Evaluando la muestra nanómetro a nanómetro se consigue una imagen de resolución mayor que el límite estipulado por Abbe", ha destacado.
El segundo método reconocido por el Nobel es microscopio de moléculas simples desarrollado por los profesores estadounidense Eric Betzig y William Moerner, que se basa en la posibilidad de volver fluorescentes a determinadas moléculas y después quitarles esa fluorescencia.
"Los científicos captan la misma imagen múltiples veces, dejando sólo a algunas de ellas brillar cada vez. Al suporponer las imágenes se consigue una superimagen densa a nanonivel", ha indicado, antes de recordar que fue el profesor Betzig quien empleó este método por primera vez en 2006.
"Hoy el nanoscopio se emplea en todo el mundo y permite lograr a diario nuevos conocimientos beneficiosas para la Humanidad", ha afirmado la institución sueca.
LOS GALARDONADOS
Nacido en 1960 en Ann Arbor, Miami (Estados Unidos), Eric Betzig es doctor de la Universidad Cornell y líder de grupo en el Campus de Investigación Agrícola de Janelia, en el Instituto Médico Howard Hughes, en Virginia.
Stefan W. Hell es un ciudadano con nacionalidad alemana nacido en 1962 en Rumanía y doctor por la Universidad germana de Heidelberg. Director del Instituto Max Plank para la Biofísica Química, con sede en Göttingen, y jefe de División en el Centro Alemán de Investigación sobre el Cáncer.
Por su parte, William E. Moerner, de nacionalidad estadounidense, nació en Pleasanton en 1953 y es doctor de la Universidad de Cornell, además de profesor de Física Aplicada de la Universidad de Stanford, en California.