Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Nochevieja francesa se cobra 1.137 coches

Un total de 1.137 coches ardieron en la Nochevieja francesa, una cifra en ligera disminución con respecto al récord registrado el año anterior, según las cifras del Ministerio del Interior.
La quema de coches, típica de la última noche del año en Francia, se produjo en una madrugada sin incidentes graves y sin enfrentamientos con las fuerzas del orden, señaló Interior en un comunicado.
Precisó que la cifra de coches quemados en la pasada Nochevieja supone un retroceso tras el récord de 2009, cuando el número de coches que ardió fue de 1.147, en progresión del 30% con respecto al año anterior.
En el caso de París y los departamentos vecinos el descenso del número de coches quemados fue muy superior, del 20%, hasta los 198 vehículos en llamas. "Estas cifras demuestran la eficacia de la policía de ciudades puesta en marcha en septiembre pasado en París y su corona, que permite enviar fuerzas donde hay necesidades", indicó el Ministerio.
El Ministerio destacó que la Nochevieja se desarrolló "con calma, sin incidentes importantes". "Algunos desórdenes públicos se han producido y han sido controlados muy rápidamente.
Sin enfrentamientos
A diferencia de los años anteriores no hubo enfrentamientos entre las fuerzas del orden y perturbadores", comentó. Señaló que se detuvieron a 549 personas, frente a las 288 del año anterior y 16 agentes resultaron ligeramente heridos.
Los bomberos hicieron 7.553 intervenciones frente a las 12.197 del año anterior, señaló Interior, que recordó que cinco personas fallecieron en el incendio de un apartamento en Nimes, al sureste del país, y 65 se intoxicaron con monóxido de carbono en una fiesta de Nochevieja en Pantin, a las afueras de París. Para la última noche del año se movilizaron a 45.000 policías y 50.000 bomberos.