Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva York dice 'no' a los matrimonios homosexuales

Los matrimonios homosexuales tendrán que esperar en Nueva York. Foto: EFEtelecinco.es
Aunque en esta cámara hay mayoría demócrata, no todos sus 32 representantes apoyaron la iniciativa, por lo que el voto en contra de los 30 senadores republicanos que integran también la cámara ayudó a que finalmente el texto fuera rechazado por 38 frente a 24 votos.
Grandes ingresos
Según cálculos del controlador estatal, William Thompson, las arcas de Nueva York podrían ingresar hasta 210 millones de dólares en los próximos tres años si prosperara el proyecto de ley para legalizar el matrimonio homosexual.
"Me entristece y descorazona. Esta revolucionaria ley habría supuesto un paso de gigante para mucha gente que no disfruta de la misma protección y derechos que el resto de su vecinos, compañeros, familiares y amigos", aseguró hoy Thompson al conocer el resultado de la votación.
Una jornada triste
En un comunicado, dijo también sentirse "orgulloso de ser neoyorquino" en un día en que "muchos de nuestros líderes estatales han declarado inequívocamente que el amor debe ser el único requisito previo para la concesión a una pareja de una licencia de matrimonio", aunque añadió que "es una jornada triste para los derechos humanos en Nueva York".
El debate en el Senado, al que hacía alusión Thompson, que tuvo lugar antes de la votación, fue especialmente emotivo y en las conclusiones finales el demócrata Thomas Duane, uno de los impulsores de la iniciativa y un homosexual declarado, afirmó que el reconocimiento de los enlaces entre personas del mismo sexo "me daría a mí, y a miles de neoyorquinos más, la igualdad de derechos que no tenemos en este estado".
Una lucha por la igualdad
Plagado de alusiones a los derechos civiles, la familia y la historia, el debate se caracterizó por intervenciones de carácter muy personal, en las que se asociaron los esfuerzos por igualar los derechos de los homosexuales a los realizados en el mismo sentido por las mujeres hace ya décadas.
La demócrata Liz Krueger, por ejemplo, añadió que sus abuelos habían venido a Estados Unidos huyendo de la persecución de los judíos, por lo que como mujer que profesa esa religión es sencillo de entender por qué ve justo que se legalicen los matrimonios entre homosexuales.
La otra cara
Por el contrario, el polémico senador puertorriqueño Rubén Díaz, reverendo evangelista y presidente de la Organización de Ministros Hispanos, argumentó que "no sólo los evangélicos, los judíos, los musulmanes y los católicos, sino que también la sociedad en general, se opone" a este tipo de enlaces.
De haberse aprobado esa iniciativa, Nueva York se habría convertido en el sexto estado -antes lo hicieron Massachusetts, Connecticut, Vermont, Iowa y New Hampshire- en reconocer este tipo de enlaces, después de que California y Maine revocaran su aprobación previa.
Hasta el momento son 31 los estados del país que han rechazado por referéndum la legalización de estos enlaces.