Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevas protestas en Katmandú contra la nueva Constitución de Nepal

La Policía antidisturbios de Nepal se ha enfrentado este domingo a decenas de manifestantes en la capital, Katmandú, durante una protesta contra la nueva Constitución del país, según ha informado el diario local 'The Kathmandu Post'.
La manifestación había sido convocada por los partidos Madhesi y Janajati en protesta contra lo que describen contra una marginación de varias minorías en el texto de la nueva Carta Magna.
Más de 50 personas han muerto en los últimos ocho meses de manifestaciones en el sur del país, donde la minoría Mashesi se opone a un plan para dividir las llanuras fronterizas con India entre varias provincias.
Las protestas, que han provocado cortes de combustible en Katmandú debido al bloqueo de importaciones en la frontera con India, supone un desafío para el primer ministro, K.P. Oli, que este mes ha superado una moción de censura.
El presidente de Nepal, Ram Baran Yadav, promulgó a mediados de septiembre de 2015 la primera Constitución democrática del país, un gran e histórico paso para un país que ha visto guerra, masacre y desastres por terremotos desde que inició su campaña para crear un estado moderno hace 65 años.
La nueva Constitución sella la creación de siete estados en un sistema secular y federal, pero se opone así a lo que algunos grupos querían, que era restablecer Nepal como un país hindú, mientras otros la consideran desfavorable para la gente que vive en las llanuras, cerca de India.
La nueva Carta Magna fue una de las condiciones del tratado de paz de 2006 con los rebeldes maoístas, que puso fin a una guerra civil de diez años que se cobró la vida de más de 17.000 personas. El régimen monárquico, de 239 años de antigüedad, fue abolido dos años después del fin del conflicto.