Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OEA enviará una misión de acompañamiento y observación a las elecciones generales de 2013

Insulza dice que se mantiene la "ruptura", pero que la situación es "bastante normal" en Paraguay
El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, ha anunciado que el bloque regional enviará una misión de acompañamiento y observación a las elecciones generales que se celebrarán el próximo 21 de abril en Paraguay.
Así lo ha decidido el Consejo Permanente en la sesión extraordinaria que ha celebrado este miércoles en la sede de la OEA, en Washington, para analizar la situación en el país sudamericano tras la destitución de Fernando Lugo como presidente del mismo.
Insulza ha explicado que el objetivo de la misión de acompañamiento y observación es "que se respeten las garantías para que todos puedan competir en igualdad de condiciones" y facilitar el diálogo nacional, así como informar periódicamente al Consejo Permanente del desarrollo de su labor.
El secretario general de la OEA ha adelantado que la misión de acompañamiento y observación podría estar encabezada por "un político de muy alto nivel", por ejemplo, un ex presidente latinoamericano, aunque ha rehusado dar más detalles sobre la composición del grupo de trabajo.
Además, ha anunciado que su jefe de gabinete, Hugo de Zela, y el secretario de Asuntos Políticos, Kevin Casas-Zamora, viajarán la próxima semana a Paraguay "para hablar con el Gobierno de los detalles de la misión de acompañamiento y observación y contactar con los principales actores políticos y sociales del país sudamericano".
Si bien, antes de llegar a Asunción, los dos diplomáticos viajarán a Lima para reunirse con el ministro de Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, y con el presidente del Grupo de Alto Nivel de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que lleva el caso de Paraguay, Salomón Lerner.
Insulza ha recordado que el envío de una misión de acompañamiento y observación forma parte de las recomendaciones que formuló al Consejo Permanente el pasado 10 de julio, a su regreso de un viaje de cinco días por Paraguay en el que se reunió con sus líderes para recabar información sobre la crisis política.
Además, ha señalado que el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) de Paraguay ha emitido una resolución esta semana en la que insta al Gobierno de Federico Franco a solicitar a la organización regional el envío de una misión de acompañamiento y observación.
"Es una resolución suscrita por todos los miembros del Poder Electoral de Paraguay y que nosotros vamos a responder favorablemente, tal y como se ha conversado muchas veces aquí", ha dicho Insulza, según ha informado la OEA en un comunicado.
SITUACIÓN ACTUAL
Por otro lado, Insulza ha presentado un informe actualizado de la situación en Paraguay, en el que apunta que "se mantiene una ruptura" entre el Gobierno de Franco y los simpatizantes de Lugo, al tiempo que destaca que ello no ha degenerado en violencia ni en una "persecución política" de los partidarios del ex presidente.
De cara a las elecciones generales, ha considerado que "los partidos políticos funcionan de manera bastante normal", así como que "existe un amplio debate en todos los partidos políticos y medios de comunicación sobre los comicios y los posibles candidatos".
Insulza también ha informado de que el abogado de Lugo, Emilio Camacho, pretende solicitar a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que celebre un nuevo juicio político para anular el del 23 de junio, que desembocó en la destitución del presidente. En el caso de que la CSJ rechace la petición, acudirá a "instancias internacionales como la OEA y/o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)".
CRISIS POLÍTICA
Lugo fue destituido el 22 de junio tras un fugaz juicio político celebrado en el Senado por mal desempeño de sus funciones. El detonante fue la muerte de 17 personas en los enfrentamientos entre campesinos y policías del 15 de junio en la localidad de Curuguaty, en el departamento de Canindeyú (sureste).
Lugo ha denunciado que, a pesar de que dicho procedimiento de destitución está contemplado en la Constitución paraguaya, fue un "golpe de Estado express" porque no se respetó su derecho a la defensa, ya que apenas se le concedieron 24 horas para preparar su alegato.
Por su parte, Franco ha aseverado que se respetaron todas las garantías procesales, incluido el derecho a la defensa, recordando que a Lugo le sobró parte del tiempo que se le concedió para su intervención.
La destitución de Lugo también ha tenido consecuencias a nivel regional. El Mercado Común del Sur (Mercosur) y Unasur han decidido suspender la participación de Paraguay hasta las elecciones generales de 2013, cuando esperan que se "restaure" el orden democrático.