Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMC declara ilegales restricciones de China a exportaciones de tierras raras y materias primas

La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha declarado ilegal las restricciones a la exportación que aplica China de tierras raras y materias primas como el tungsteno y el molibdeno que se utilizan para fabricar productos de alta tecnología y sectores automovilístico, químico y maquinaria entre otros.
La Corte de Apelación del organismo internacional, que ha confirmado un dictamen del pasado marzo en el que se respondía a una denuncia conjunta presentada por la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, concluye que estas restricciones a la exportación en forma de cuotas y aranceles no pueden justificarse por razones medioambientales y para proteger la industria nacional y deben suprimirse.
El comisario de Comercio, Karel De Gucht, ha reclamado a las autoridades chinas que ajusten "rápidamente" su régimen de exportaciones a las normas internacionales como ya ha hecho con otras materias primas en respuesta a un fallo anterior del organismo internacional contra China.
El fallo, ha asegurado, "constituye otro hito para los esfuerzos de la UE de garantizar el acceso justo a las materias primas para sus industrias muy necesarias" y "envía una señal clara de que las restricciones a la exportación no pueden utilizarse para proteger o promover las industrias nacionales a expensas de los competidores extranjeros".
La OMC ya declaró ilegales ilegales a finales de enero de 2012 las restricciones de China a la exportación de materias primas como el zinc, la bauxita, el coque o el magnesio, que se utilizan para fabricar artículos de uso diario pero también productos tecnológicos, restricciones que ya ha levantado en respuesta al fallo tras una denuncia conjunta de 2009 de la UE, Estados Unidos y México.
Sin embargo, el gigante asiático no eliminó restricciones similares -aranceles y cuotas de exportación- a otras materias primas como el tungsteno y el molibdeno y tierras raras, que fueron denunciadas en este caso por la UE, Estados Unidos y Japón ante el organismo internacional.
China argumentó que sus restricciones a la exportación de tierras raras forman parte de su política de conservación, pero la OMC ha fallado que no son posibles si no se restringe el consumo y producción nacional de las mismas materias primas a la vez.
La OMC reconoce el derecho soberano de un país sobre sus recursos naturales, pero ello no le permite controlar los mercados internacionales ni la distribución global de materias primas y aunque admite que un país miembro del organismo internacional puede decidir el nivel o ritmo de extracción de sus recursos no puede imponer restricciones únicamente a usuarios extranjeros.