Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS cifra en 120 el número de trabajadores sanitarios muertos por el brote de ébola

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha cifrado este lunes en 120 el número de trabajadores sanitarios muertos a causa del brote de ébola, al tiempo que ha indicado que más de 240 han sido infectados por el virus en Guinea, Liberia, Nigeria y Sierra Leona.
Los trabajadores sanitarios que atienden a los infectados por el ébola son considerados un grupo de alto riesgo. Entre ellos, la OMS ha reconocido que hay riesgo de que los trabajadores de la organización puedan contraer la enfermedad y ha asegurado que se toman todas las medidas necesarias para asegurar la protección de aquellos que están desplegados sobre el terreno.
En su comunicado, la organización ha lamentado que la enfermedad haya causado la muerte de "importantes doctores en Sierra Leona y Liberia, dejando a estos países no sólo sin profesionales experimentados y dedicados, sino también sin inspiradores héroes nacionales".
"Varios factores explican la elevada proporción de trabajadores sanitarios infectados, entre los que se incluyen la insuficiencia de equipamiento protector o su mal uso, la insuficiencia de personal para un brote tan grande, y la compasión, que provoca que el personal trabaje más horas de las consideradas seguras", ha valorado.
Así, ha dicho que "en el pasado, los brotes de ébola eran visibles una vez que la transmisión se amplificaba y los doctores y enfermeras se contagiaban, tras lo que se identificaba el virus y se tomaban medidas, disminuyendo los casos entre el personal sanitario", al tiempo que ha recordado que "la mayoría de los brotes recientes tuvieron lugar en zonas remotas y con cadenas de transmisión fáciles de detectar".
"El actual brote es diferente. Las capitales y las zonas remotas están afectadas, incrementando las posibilidades de que haya casos sin diagnosticar en contacto con el personal sanitario. Ni los médicos ni el público conocen bien la enfermedad, y hay un intenso miedo en pueblos y ciudades", ha añadido.
La OMS ha recalcado además que "hay muchas enfermedades infecciosas en la región, como la malaria, el tifus y la fiebre de Lassa, que tienen los mismos síntomas iniciales que el ébola". "Los pacientes infectados necesitan atención urgente, y sus doctores y enfermeras podrían no ver motivos para sospechar del ébola", ha argüido.
Desde el comienzo del brote de ébola, el pasado mes de diciembre en Guinea, la OMS ha desplegado a casi 400 trabajadores de la organización y de la Red Global de Alerta y Respuesta contra Brotes para lidiar con el ébola que se ha propagado por Liberia, Sierra Leona, Nigeria y República Democrática del Congo.
El ébola no se transmite por el aire como otras enfermedades, sino que es necesario un contacto directo con sangre, secreciones, órganos internos o fluidos corporales de personas o animales infectados, vivos o muertos.