Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS avisa de que las reservas actuales de vacunas contra la fiebre amarilla pueden no ser suficientes

La OMS ha advertido este viernes que la reserva actual de vacunas contra la fiebre amarilla puede no ser suficiente si se producen más brotes en zonas con altas densidades de población, y ha señalado que en la primera mitad de este año, más de 18 millones de dosis han sido distribuidas en Angola, República Democrática del Congo y en Uganda para hacer frente a la enfermedad.
El brote de fiebre amarilla en Angola ha agotado las reservas de vacunas disponibles hasta dos veces en lo que va de año, lo que se traduce en el suministro de unos doce millones de dosis, un nivel nunca antes visto. En las crisis anteriores, sólo se habían llegado a suministrar cuatro millones de dosis para hacer frente a un virus en un solo país.
De acuerdo con la OMS, los cuatro fabricantes principales de la vacuna están trabajando contra reloj para reabastecer las reservas de las organizaciones humanitarias, que a día de hoy cuentan con unos seis millones de dosis.
Los primeros casos de fiebre amarilla en Angola fueron registrados el 19 de enero de este año. Tan sólo nueve días después, el Ministerio de Salud angoleño solicitó más de un millón y medio de dosis para hacer frente al virus. En mayo de este año, la OMS calcula que se han suministrado en Angola unos 11,8 millones de vacunas.
La fiebre amarilla es especialmente peligrosa en las zonas urbanas, ya que se puede contagiar muy fácilmente en áreas con mucha densidad de población. La vacunación es la principal medida de prevención contra la enfermedad, pero la producción de la vacuna requiere más de doce meses de producción, y resulta muy difícil para las organizaciones humanitarias preveer cuantas dosis serán necesarias para cada nuevo brote.