Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las ONG instan a homanejar a Liu Xiaobo defendiendo los Derechos Humanos en China

Organizaciones defensoras de los Derechos Humanos como Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional han lamentado el fallecimiento del premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo y han instado a la comunidad internacional a mantener vivo su legado defendiendo las libertades y derechos en China.
"Hoy lloramos la pérdida de un gigante de los Derechos Humanos", ha subrayado el secretario general de Amnistía, Salil Shetty, para quien Liu es un ejemplo de activismo frente a una "oposición brutal", como la que él sufrió durante casi tres décadas por parte del régimen comunista.
"Una y otra vez intentaron silenciarlo y una y otra vez fracasaron. A pesar de los años de persecución, represión y encarcelamiento, Liu Xiaobo siguió luchando por sus convicciones", ha añadido en un comunicado.
En este sentido, Shetty ha subrayado que "todo por lo que él lucho todavía persiste", por lo que ha señalado que "el mayor tributo" que se le puede hacer a Liu es "seguir su lucha por los Derechos Humanos".
La directora de HRW para el gigante asiático, Sophie Richardson, ha advertido en otra nota de que "ningún Gobierno debería dejar pasar la muerte de Liu Xiaobo sin reprochar a Pekín el mal trato dado a esta destacada voz por los Derechos Humanos", al tiempo que ha reclamado una investigación sobre las causas y circunstancias de su fallecimiento.
"Aunque la enfermedad de Liu Xiaobo había empeorado, el Gobierno chino siguió aislándolo a él y a su familia y negándole la libertad para elegir el tratamiento médico", ha añadido. Para la responsable de HRW, "la arrogancia, la crueldad y la insensibilidad del Gobierno chino son impactantes", pero "la lucha de Liu por un China democrática y respetuosa con los Derechos Humanos seguirá viva".
Tanto HRW como Amnistía han pedido el final de la "persecución" para la familia del fallecido disidente, especialmente para su viuda, Liu Xia, que permanece bajo arresto domiciliario.